Público
Público

El soul retrofuturista de Janelle Monáe seduce en la última noche del Sónar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La joven estrella del "soul" retrofurista Janelle Monáe sedujo esta noche al público con su voz portentosa y su elegancia sobre el escenario en el concierto que ha ofrecido en el Sónar, donde actuó acompañada por una poderosa banda formada por once músicos, dos bailarinas y dos coristas.

Un maestro de ceremonias con sombrero de copa anunció a los presentes que lo que venía a continuación era puro espectáculo, y sin duda lo ha sido.

Con una puesta en escena muy parecida a la que ofreció hace poco en la sala Apolo, pero una banda más potente, Monae ha desgranado con maestría los temas de sus dos discos: "Metropolis" y "The Archandroid".

Paralelamente, en otra sala de la sede nocturna del Festival de Música Avanzada, el SónarClub, el realizador británico Chris Cunninghan ha ofrecido un espectáculo audiovisual de gran formato en el que ha combinado imágenes y música creada por él para la ocasión con fragmentos de algunos de sus vídeo-clips más conocidos.

La propuesta de Cunninghan es, junto a la que Cyclo ofreció anoche, un buen ejemplo de la apuesta del Sónar por el arte multimedia en su sentido amplio.

No en vano, el nombre completo del certamen es Festival Internacional de Música Avanzada y Arte Multimedia, un nombre largo pero apropiado en tiempos multidisciplinares como los actuales.

Tras la propuesta artística de Cunninghan y la frescura de Janelle Monáe ha llegado la hora de los clásicos Underworld, que se hicieron populares hace quince años con su tema "Born slippy .NUXX", incluido en la banda sonora de "Trainspotting".

Más avanzada la madrugada le ha llegado el turno a Buraka Som Sistema y Magnetic Man, que han llegado al Sónar Barcelona avalados por el éxito de público que tuvieron anoche en el Sónar Galicia.

En conjunto, la noche de sábado ha seguido la tónica de todo el Sónar'2011 y ha logrado mantener equilibrio entre la presencia de grupos clásicos o míticos que atraen público y son un referente, banda nuevas que acaban de probar las mieles del éxito y propuestas arriesgadas e innovadoras.

En total, cerca de 80.000 personas han podido elegir entre lo experimental y lo lúdico a lo largo de los tres días que ha durado el festival, que hoy cierra sus puertas.

Entre ellos, muchos han optado por el innegable atractivo del Sónar Día, que hoy ha sido más cómodo para todos porque el sol ha castigado menos que ayer.

Los británicos Global Communication y los sudafricanos Shangaan Electro han sido dos de las propuestas más interesantes de los espacios diurnos.

Otros sudafricanos, Die Antwoord, consiguieron en la madrugada del sábado que riadas de personas se acercaran al SonarPub, con lo que este lejano país se pone en la cabeza de las sorpresas del festival.

Un fenómeno menos sorprendente si se tiene en cuenta que uno de los objetivos del Sónar de este año era detectar el talento en los cinco continentes y no conformarse con escarbar en Europa o Estados Unidos.

De hecho, el Sónar Barcelona que hoy se cierra ha acogido 155 actuaciones procedentes de 22 países, algunos tan alejados de los circuitos habituales como Rusia, Nueva Zelanda, Chile o Rumanía.

El público de esta amplia oferta ha topado a la salida del Sónar Noche con mucha policía que intentaba evitar que se montara el mercadillo de fritangas y bebidas de cada año.

Para todos aquellos que la visión de decenas de policías con cara de pocos amigos a la salida del concierto haya sumido en la depresión de fin de fiesta, cabe recordar que mañana el concierto de clausura pondrá la guinda a pastel.

El piano del japonés Ryuichi Sakamoto y la música electrónica del alemán Alva Noto se fusionarán en el Teatre Grec de Barcelona, donde el artista japonés tendrá la oportunidad de demostrar su talento explorando "territorios musicales desconocidos", tal como ha anunciado hoy.