Público
Público

Spanair no estaba obligada a mirar el sistema de alerta

El Colegio de Pilotos denunciará por vía penal la filtración del informe de Fomento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La compañía Boeing, fabricante del avión de Spanair que se estrelló el pasado 20 de agosto en el aeropuerto de Barajas (Madrid) donde murieron 154 personas, 'recomendó' hace ya 21 años 'a todos los operadores de este tipo de avión' que comprobaran el TOWS, es decir, el sistema de alarmas, antes de iniciar cada vuelo.

Según se desprende del borrador del informe preliminar elaborado por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), en la tragedia aérea del vuelo JKK5022 Madrid-Las Palmas, el aparato no tenía desplegados los flaps (unos dispositivos situados en la parte trasera de las alas), necesarios para que la aeronave despegue. Pero el TOWS no funcionó, y no avisó a los pilotos de esta circunstancia.

En cualquier caso, fuentes de Fomento aseguraron ayer que la recomendación que Boeing hizo en su día a las compañías aéreas y a la aviación civil norteamericana no es de aplicación obligatoria, porque no existe una directiva vinculante. Es decir, que Spanair no tiene la obligación de comprobar estos procedimientos. Precisamente la advertencia de Boeing surgió a raíz del accidente de un avión MD-82 en 1987 en Detroit (EEUU).

Ayer, Javier Muela, director de operaciones de Spanair, insistió en que la compañía aplica antes del primer vuelo de cada MD un procedimiento que consta de tres comprobaciones de despegue, durante las que se insiste sobre todo en la posición de los flaps. También avanzó que, tras estudiar el borrador de la Comisión de Investigación, la aerolínea ha presentado alegaciones. Entre otras, matiza que en el documento se precisa la posición de los flaps (en cero grados), pero no la de los slats, situados delante de las alas.

Además, el Colegio Oficial de Pilotos (COPAC) anunció ayer que va a presentar una 'denuncia por vía penal' para que se depuren las responsabilidades oportunas en Fomento por la filtración del borrador del informe preliminar. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, recordó ayer que los miembros de la Comisión de Investigación tienen la 'obligación' de mantener la confidencialidad del documento. Álvarez se mostró contrariada por la publicación de eso datos y aseguró que el COPAC 'está en su derecho' de denunciar la filtración.

Mientras, hoy se celebra en la Catedral de Las Palmas un funeral por las víctimas de la tragedia de Barajas.