Público
Público

Spanair presenta una deuda de 300 millones

La aerolínea presenta concurso voluntario de acreedores. Los 2.200 trabajadores celebran asambleas. Más de 15.000 pasajeros se verán afectados hoy por el cierre de la compañía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como estaba previsto, la aerolínea Spanair ha presentado este lunes el concurso voluntario de acreedores, con un pasivo que supera los 300 millones de euros.

Fuentes de la compañía han asegurado que la voluntad del equipo legal de Spanair, representada por el bufete de abogados Roca i Junyent, es que el concurso se declare lo antes posible para evitar que alguno de los acreedores solicite el concurso necesario, lo que dificultaría mucho el margen de maniobra en la gestión de la crisis de la aerolínea.

Sin embargo, ese objetivo no se ha cumplido, ya que los propios acreedores también han presentado el concurso necesario de la compañía de forma simultánea al que ha interpuesto la aerolínea, que ha sido asumido por el juzgado de lo mercantil número 10 de Barcelona.

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el mismo juzgado será el encargado de tramitar el concurso de los acreedores y el que ha presentado la compañía.

Entre estos acreedores se encuentra el Sepla, que cree haberse adelantado a Spanair a la hora de presentar el concurso, lo que podría apartar al equipo directivo de la compañía de la futura gestión concursal. A este concurso necesario se han adherido ya cuatro proveedores, según ha asegurado el jefe de la sección sindical de Sepla en Spanair, Alberto Martínez de Marañón.

El principal acreedor de Spanair es la aerolínea sueca SAS, propietaria del 10% de la compañía y antiguo máximo accionista hasta el 2009, que reconoce en sus cuentas que la empresa española le adeuda 165 millones de euros.

Por otra parte, la compañía de low-cost Ryanair ha presentado ante el juzgado mercantil número tres de Barcelona una solicitud de demanda de medidas cautelares para evitar que Spanair pueda recibir más ayudas públicas durante el proceso de concurso de acreedores que se abre ahora, según han informado también fuentes judiciales.

La demanda, que no aporta más pruebas que recortes de periódicos, según las mismas fuentes, quedará resuelta en las próximas horas. Previsiblemente, esta petición de medidas cautelares quedará aplazada a la espera de que se llame a declarar a los responsables de Spanair.

Con esta demanda, son dos los frentes judiciales que se le abren a la aerolínea que preside Ferran Soriano y que recibió en los últimos tres años 150 millones de euros de la Generalitat catalana y el Ayuntamiento de Barcelona.

Tras el cese abrupto de actividad que Spanair llevó a cabo el pasado viernes día 27 a última hora de la tarde, la principal prioridad de la compañía, una vez puesto en marcha el mecanismo para buscar salida a los viajeros de la aerolínea, es iniciar el proceso de concurso de acreedores.

Los 2.200 trabajadores de la aerolínea consideran imprescindible que el proceso se inicie lo antes posible para poder exigir la indemnización que les corresponde y empezar a cobrar lo antes posible el subsidio del paro.

Dichos empleados van a celebrar este lunes asambleas en sus centros de trabajo de Madrid, Barcelona y Santiago de Compostela para analizar la situación en la que han quedado. USO, sindicato mayoritario en el comité de empresa de Spanair, tiene la intención de iniciar la reclamación de cantidades debidas a los 2.200 trabajadores por la empresa, con la que pretende reunirse para la adopción de 'algún plan social'. Además, ha indicado que promoverán ante las distintas administraciones implicadas la recolocación de parte de la plantilla de Spanair en otras compañías, como Vueling, Air Europa o Iberia se quedan con algunas de sus rutas.

Sin embargo, esa propuesta no está contemplada por la compañía. Su portavoz, Jordi Juan, ha declarado a RNE que 'será complicado que puedan recolocarse dada la actual coyuntura económica'. Pero Vueling asegura que dará prioridad en sus futuras contrataciones a los trabajadores de Spanair. Su consejero delegado, Álex Cruz, ha recordado que Vueling tiene abierto un proceso de selección de personal para cubrir las necesidades de los cinco aviones que incorporará a su flota.

Por su parte, el presidente de la compañía, Ferran Soriano, ha defendido su gestión al frente de la misma asegurando que no era 'un pozo sin fondo' y ha negado que el viernes se cerrara la aerolínea de forma precipitada. Además, cree que 'si hubiéramos tenido más tiempo y otras condiciones macroeconómicas era mucho más probable que encontráramos un socio'. 

Con respecto a la nueva jornada que se vive en los aeropuertos españoles, al cierre de Spanair se une también la huelga en Iberia.

Este lunes se verán afectados 15.386 pasajeros, que tenían billetes con Spanair para viajar en los 143 vuelos programados inicialmente por la compañía en todos los aeropuertos en los que operaba. Según los datos facilitados por la aerolínea, de estos 15.386 pasajeros, un total de 8.860 corresponden al aeropuerto de El Prat de Llobregat (Barcelona), donde Spanair concentraba la mayoría de su actividad. De los 143 vuelos programados por Spanair para hoy, 85 corresponden al aeropuerto de Barcelona, 56 al de Barajas (Madrid) y dos a otras instalaciones aeroportuarias.

Hasta las 20 horas del domingo, Spanair logró recolocar a 12.245 pasajeros de los 23.000 que se vieron afectados desde el viernes por la tarde. Según las cifras proporcionadas por las compañías aéreas, un total de 4.145 pasajeros canjearon su billete con Vueling, 5.000 lo hicieron con Iberia, 2.600 con Air Europa, y 500 con Lufthansa.

Según datos facilitados por la propia Spanair, la aerolínea dejará en tierra a 83.006 pasajeros en la primera semana de cese de operaciones, desde la noche de el pasado viernes hasta el viernes 3 de febrero. Hasta el momento, se han presentado casi 1.200 reclamaciones en los mostradores de Aena en el aeropuerto de Barajas.