Público
Público

Spike Lee ofrece sangre y esperanza en una película bélica

El director ha hecho las paces con Clint Eastwood, del que dijo que había ignorado el papel de los afroestadounidenses en sus películas sobre la batalla de Iwo Jima.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director Spike Lee se centró en el pasado al rodar una película sobre el papel a menudo olvidado de los soldados negros en la Segunda Guerra Mundial, una cinta bélica con sangre y sentimentalismo ambientada en la Toscana.

Pero la forma en la que ha cambiado Estados Unidos desde entonces hace que la historia sea también relevante en el presente, aseguró Lee, que llevaba orgullosamente una camiseta de apoyo a Obama en su presentación de Miracle at St Anna en el Festival de Cine de Toronto.

La película, rodada principalmente en Italia y financiada parcialmente allí, cuenta la historia de cuatro miembros de la 92ª División Buffalo, formada íntegramente por soldados negros, que se quedan aislados tras las líneas enemigas durante la ofensiva estadounidense en la península italiana.

En ocasiones violenta, en otras conmovedora y en otras puro azúcar, la cinta destaca la camaradería de los cuatro soldados y las tensiones entre ellos, además del racismo al que se enfrentan tanto en casa como por parte de sus camaradas blancos.

Aunque Lee se ha centrado en el tema de la raza en varias películas, desde Haz lo que debas a Plan oculto o When the Levees Broke, insiste en que EEUU ha superado ampliamente el racismo retratado en su último trabajo, en el que sus héroes de guerra se ven enviados a la puerta de atrás de un bar de Louisiana mientras unos prisioneros de guerra nazis comen helados dentro.

'Ha habido un movimiento sísmico en este país', comentó Lee. 'Estoy intentando cambiar el mundo a mejor, y entretener al mismo tiempo', concluyó.

Lee saltó a los titulares este año cuando se quejó de que el director Clint Eastwood había ignorado el papel de los afroestadounidenses en sus películas gemelas sobre la batalla de Iwo Jima, Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima.

Sin embargo, el domingo insistió en que las diferencias ya se habían superado.

'Clint Eastwood y yo estamos bien', aseguró. 'Él cree lo que él cree, y yo creo lo que yo creo, y eso es todo. No hay malicia hacia él'.

Miracle at St Anna es el primer trabajo que Lee graba fuera de Estados Unidos y el primero que rueda en tres idiomas, con actores estadounidenses, italianos y alemanes.

En la película, huyendo de los alemanes tras una sangrienta batalla, los protagonistas tropiezan con un perplejo chico italiano, primer papel del joven actor Matteo Sciabordi, y el pasado del niño se convierte un símbolo de la crueldad sin sentido de la guerra.

'Es una película neo-realista africano-estadounidense-italiana', dijo Lee.