Público
Público

Steinbrück rechaza nuevos programas coyunturales para afrontar la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, ha rechazado categóricamente las exigencias de la Comisión Europea y de políticos de la coalición gubernamental que piden medidas coyunturales adicionales para hacer frente a la crisis económica y financiera.

"Los alemanes no tienen por qué aceptar cualquier propuesta europea, aún más cuando uno no entiende cuál puede ser su valor para impulsar la coyuntura", señala Steinbrück en una entrevista que el semanario alemán "Der Spiegel" publicará en su edición del próximo lunes.

Según Steinbrück, Alemania ha dado una respuesta contundente a la crisis al aprobar un plan nacional de fomento de las inversiones y descargas fiscales por valor de 31.000 millones de euros.

"No considero correcto querer combatir una recesión con dinero del Estado", subrayó.

En alusión a las propuestas de la Comisión Europea y de la presidencia francesa de la Unión Europea, el ministro recalcó que "el hecho de que otros se superen a diario unos a otros en sus propuestas de gastar miles de millones no significa que yo tenga que seguir el ejemplo".

El socialdemócrata Steinbrück y la canciller cristianodemócrata Angela Merkel se enfrentan estos días a las críticas no sólo de la Comisión Europea sino también de sus propias filas.

Tanto en la Unión Cristianodemócrata como en el Partido Socialdemócrata hay voces que reclaman un plan de choque más radical, sobre todo con mayores incentivos para el contribuyente.

En una reunión de su partido Steinbrück especificó los motivos de su rechazo a las propuestas europeas y nacionales.

Según el ministro, muchas de las ideas, como, por ejemplo, el IVA reducido para los coches propuesto por Francia, no sirven para nada, pues, como dijo, los problemas coyunturales y financieros no se pueden resolver de golpe.

A su juicio, tampoco sirve una rebaja generalizada del IVA por un tiempo limitado, pues no hay garantía de que las empresas transfieran esta rebaja a los clientes ni que los ciudadanos realmente se gasten el dinero y no lo destinen al ahorro.