Público
Público

Stevie Wonder pone en fila sus números uno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Stevie Wonder ha puesto en fila sus números uno en una colección que recorre su prodigiosa carrera musical desde sus comienzos, en los años sesenta, hasta su último álbum, publicado en 2005.

"Number ones", que Universal publica el próximo día 28, arranca con "Fingertips Pt. 2", un tema que en 1963 llevó a lo más alto de las listas norteamericanas un chaval negro invidente de trece años fichado poco antes por el patrón de la legendaria discográfica Tamla Motown, Berry Gordy.

Gordy había quedado impresionado por las habilidades musicales de Steveland Hardaway Judkins (Saginaw, Michigan, EEUU, 1950), al que bautizó como Little Stevie Wonder.

En "Fingertips Pt. 2", que fue grabada en directo durante uno de los conciertos que organizaba en la época la Motown, la extraordinaria voz del joven Stevie y su inseparable armónica estaban arropadas por un grupo en el que tocaba la batería Marvin Gaye, futuro príncipe del soul.

Al escuchar el tema, cuarenta y cinco años después, sorprende aún el desparpajo de aquel chaval, destinado a convertirse en uno de los músicos más admirados del siglo XX.

Durante la segunda mitad de los sesenta, Stevie Wonder fue sumando otros números uno que llevaban la marca de la casa: el sonido soul con el que la Tamla Motown dominaba las listas de la época.

En esta recopilación se incluyen tres temas en los que participó como coautor, "Uptight (Everythin's alright)", "I was made to love her" y "Signed, sealed, delivered I'm yours", así como la versión soul de "Blowin' in the wind", de Bob Dylan.

A comienzos de los setenta, Stevie Wonder era todo un veterano de veintiún años y exigió a la Motown el control directo de su carrera artística. Tuvo que abandonar la discográfica durante un tiempo hasta que accedieron a sus demandas.

Ya de regreso a casa publicó, en marzo de 1972, "Music of my mind" y en octubre de ese mismo año "Talking book", uno de sus álbumes más celebrados, que contenía dos números uno, "Superstition" y "You're the sunshine of my life".

En este período creativo de máxima intensidad, el músico norteamericano editó en 1973 "Innervisions", del que esta recopilación incluye "Higher ground" y "Living for the city".

Stevie Wonder cerró esta fructífera etapa con "Songs in the key of life", un doble álbum considerado su obra maestra, y con el que alcanzó otros dos números uno, "I wish" y "Sir Duke".

La carrera del músico norteamericano vivió su período más comercial a comienzos de los ochenta, cuando obtuvo su primer disco de platino con "Hotter than july", que incluía su homenaje a Bob Marley, "Master blaster".

En 1982 sumó otro número uno con "That girl", uno de los temas inéditos de un álbum doble, "Original musiquarium", que recopilaba sus trabajos de los años setenta.

Pero su mayor éxito comercial llegó con "I just called to say I love you", tema central de la banda sonora "La mujer de rojo", que se convirtió en 1984 en uno de los singles más vendidos de la historia.

Esta colección recoge también dos de sus colaboraciones más conocidas, "Ebony and ivory", que grabó en 1982 con Paul McCartney, y "That's waht friends are for", una canción a favor de los enfermos del SIDA que interpretó junto a Elton Jonh, Dionne Warwick y Gladys Knight.

El álbum se detiene además en el álbum "In square circle" (1985), del que se incluye "Part-time lover" y "Overjoyed", y da un salto de veinte años -en los que Wonder redujo drásticamente su actividad- para cerrar con "So what the fuss", el single de "A time to love" (2005), su último disco hasta la fecha.