Público
Público

Stoner logra su primera victoria y el mundial es cosa e Lorenzo o Pedrosa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El australiano Casey Stoner (Ducati Desmosedici) se adjudicó su primera victoria de la temporada al imponerse en el Gran Premio de Aragón de MotoGP que se disputó en el circuito Motorland Aragón, en donde le acompañaron en el podio los españoles Dani Pedrosa (Honda RC 212 V) y el estadounidense Nicky Hayden (Ducati Desmosedici).

Debían darse una serie de cábalas para que Lorenzo y Pedrosa se quedasen como únicos aspirantes matemáticos al primer título mundial de MotoGP con nombre español y la victoria de Stoner, junto a la caída en la última vuelta del italiano Andrea Dovizioso (Honda RC 212 V), propiciaron esa casualidad.

Desde el mismo momento en que se apagó el semáforo rojo en Motorland Aragón, el australiano, autor del mejor tiempo de entrenamientos, salió como una exhalación para encabezar la prueba desde ese mismo instante.

Con un ritmo trepidante y tres vueltas rápidas consecutivas, Casey Stoner logró abrir un hueco importante respecto a su más inmediato perseguidor, que desde la vuelta inicial había sido Jorge Lorenzo, mientras que Dani Pedrosa (Honda RC 212 V), se vio superado por los estadounidenses Nicky Hayden (Ducati Desmosedici) y Ben Spies (Yamaha YZR M 1).

De esta forma, Pedrosa tuvo que esforzarse para superar a sus rivales e intentar colocarse tras el líder de la prueba antes de que éste abriese un hueco importante.

Stoner se marchó poco a poco de Lorenzo, que parecía cómodo en la segunda plaza, pero enseguida se encontró tras su rebufo Pedrosa, al que no le costó demasiado superar a Spies y Hayden para iniciar la caza del líder del mundial.

La diferencia de velocidad entre la Honda y la Yamaha quedó de manifiesto en ese momento, cuando Pedrosa se colocó tras Lorenzo y en la recta posterior, un par de curvas antes de la línea de meta, le superó con claridad en ese punto para intentar alcanzar a Stoner.

Lorenzo no pudo hacer más que aguantar en la tercera plaza los ataques de Nicky Hayden, como Stoner sobre una veloz Ducati Desmosedici, mientras Pedrosa intentaba neutralizar el segundo y medio de ventaja que había conseguido Stoner.

Por entonces, antes incluso de cumplirse el ecuador de la carrera, el italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), nueve veces campeón del mundo de motociclismo, se "peleaba" por la octava plaza con el español Héctor Barberá (Ducati Desmosedici), que le adelantó en varias ocasiones, si bien el vigente campeón de MotoGP no tardó en devolverle la acción.

Por delante, Dani Pedrosa iba décima a décima y a ritmo de vuelta rápida arañando diferencias a la ventaja de Stoner, si bien éste se resistía con fuerza a que le neutralizase, muy bien indicado desde su línea de talleres en la pizarra.

Stoner supo mantener un ritmo constante en todo momento y aunque en ocasiones las diferencias descendían, casi siempre supo aguantar con un segundo por delante de Pedrosa, que no pudo en ningún momento llegar a "meterle" la rueda de su Honda al campeón del mundo de MotoGP en 2007.

Con las dos primeras plazas sentenciadas, se generó un segundo foco de interés en la lucha por la tercera posición que protagonizaron Jorge Lorenzo y Nicky Hayden, si bien el estadounidense se "coló" en varias ocasiones y el español intentó aguantar el tipo.

Sin embargo, en el último giro Hayden protagonizó un adelantamiento de "libro" en la variante previa a la recta de detrás que el español no pudo contrarrestar y acabó relegado a la cuarta plaza al llegar a la bandera de cuadros, con el consiguiente enfado del líder del mundial que se bajó de su moto y se marchó del taller sin siquiera quitarse el casco.

Rossi, que pudo deshacerse de Barberá, se llevó tras su rebufo a su compatriota Marco Simoncelli (Honda RC 212 V) para pelear por la séptima plaza, que luego fue la sexta al caerse Andrea Dovizioso en la última vuelta cuando peleaba con Ben Spies por la quinta plaza.

Esa clasificación de Rossi no deja de ser un resultado más que discreto para sus habituales aspiraciones y que pone en entredicho su rendimiento en la parte final de la temporada.

Un poco más atrás tres españoles acabaron protagonizando la pelea por la octava posición, Héctor Barberá, Álvaro Bautista (Suzuki GSV RR) y Aleix Espargaró (Ducati Desmosedici), junto al italiano Marco Melandri (Honda RC 212 V).

Bautista fue el mejor de ellos, seguido por Melandri, Espargaró y Barberá.

Por Juan Antonio Lladós