Público
Público

Los 'stress test' obligarán a dar más ayudas a la banca

Salgado pedirá a la Comisión Europea la prórroga del FROB, pero descarta grandes inyecciones de dinero en entidades españolas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La publicación de las flaquezas de la banca europea, que están siendo analizadas a través de pruebas de esfuerzo (stress test), llevarán al Gobierno a practicar nuevas recapitalizaciones en el sector financiero español. Así lo reconoció ayer en Bruselas la vicepresidenta económica, Elena Salgado, que anunció que pedirá a la Comisión Europea una prórroga del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). La autorización del fondo, que ya ha comprometido 11.000 millones para apoyar las fusiones de las cajas de ahorros, caducó el mes pasado, por lo que Salgado pedirá 'en los próximos días' y 'como medida de precaución' más tiempo a Bruselas para poder utilizarlo.

Salgado quiso atajar los rumores que apuntan a que las cajas de ahorros necesitarán una gran inyección extra de dinero público y recordó que la reestructuración está casi completada. Sin embargo, sí reconoció que 'inmediatamente después de los resultados', los Gobiernos de la UE 'anunciarán la posibilidad de utilizar instrumentos de apoyo público para la recapitalización' de las entidades que suspendan el examen. En el caso de España, no se tratará ni de 51.000 millones, como pronosticó esta semana un informe del Royal Bank of Scot-land, ni tampoco de 23.000 millones, que es la cifra manejada por Fitch, la agencia de calificación de riesgos. 'Ninguno tiene base', zanjó Salgado, que tachó las especulaciones como 'exageradas' y aseguró que con los 11.000 millones ya comprometidos se han cubierto la mayoría de las necesidades de recapitalización. 'Cuando se nos dice si el FROB es suficiente, siempre decimos lo mismo: el FROB es varias veces sobrante, sobrante en algún múltiplo. Va a ser necesaria una cantidad muy muy inferior', prometió. La referencia que usa la vicepresidenta son los 99.000 millones de techo máximo de ayudas que tiene fijado el fondo.

Según el comisario comunitario de Economía, Olli Rehn, 'el conjunto del sistema bancario europeo es fuerte y resistente. Eso sí, en caso de que se identifiquen elementos vulnerables, hay mecanismos disponibles para lidiar con ellos de una manera adecuada y rápida'. Al igual que España tiene el FROB, otros países tienen en su mano instrumentos para rescatar a entidades bancarias que, tras la publicación de las pruebas de esfuerzo, se vieran acorraladas por los mercados. 'Por eso es tan importante la comunicación y que nadie acabe confundiendo hipótesis con realidades', aseguraron fuentes diplomáticas, que reivindicaron que 'el escenario catastrófico' previsto en la prueba europea es más duro que el diseñado por EEUU.

Un tercio de las 91 entidades que participan en el examen son españolas (19 cajas y 8 bancos que representan el 95% del sector financiero). España había pedido, en la cumbre de jefes de Gobierno del mes pasado, transparencia máxima para evitar las embestidas de la especulación, pero el examen final sólo incluirá al 65% del sector financiero europeo. Salgado recordó ayer que el Banco de España publicará datos más concretos que en el resto de la UE, por ejemplo el desglose del tipo de créditos concedidos por la banca, bien sean de consumo o hipotecas. Su intención es dar datos de todos los bancos y cajas.

Por otra parte, la agencia Fitch bajó ayer dos escalones la calificación de Banco Popular, hasta la A.