Público
Público

Suave entrada de Mortier con "Eugenio Oneguin" en el Teatro Real

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La fama de "enfant terrible" y de innovador que persigue al actual director artístico del Teatro Real, Gérard Mortier, no ha quedado esta noche demostrada con "Eugenio Oneguin", de Chaikovski, la ópera con la que se ha inaugurado la temporada del coliseo madrileño y que ha sido recibida por el público con tímidos aplausos.

Había mucha expectación entre los aficionados por contemplar la velada de este noche, teñida de aroma ruso, a la que ha asistido la Reina Doña Sofía, Sonsoles Espinosa, esposa del presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero; el director escénico norteamericano Bob Wilson, la soprano Marina Abramovich y miembros de la Fura dels Baus, entre otros.

Y es que el montaje de "Eugenio Oneguin", una producción del teatro Bolshoi de Moscú, renovada por el director de escena Dimitri Tcherniakov, que esta noche ha recibido algunos abucheos por parte del público, ha sido más bien convencional, con un escenario en el que los cantantes y elementos, como una larga mesa ovalada, protagonista de todas las escenas, se situaban bastante dentro, lo que provocaba distancia con los espectadores. Además de que la nieve ha brillado por su ausencia.

Los solistas y el director musical, Dimitri Jurowski, han sido ovacionados con gritos de 'bravo' por un público que se ha mostrado algo frío desde el arranque de esta ópera, brillante en lo musical, y basada en la novela homónima en verso de Aleksandr Pushkin (1831) y con libreto de Chaikovski y de Kontantin S.Shilovski.

"Eugenio Oneguin", cuya versión anterior a la de Tcherniakov se representó durante más de 60 años en el Bolsoi, esta considerada como un clásico, y en ella se cuenta la historia de Tatiana, una joven alimentada espiritualmente por la lectura, que se enamora de Eugenio Oneguin, un conquistador de la gran ciudad.

Tatiana, interpretada por Tatiana Monogarova, contraviene las reglas sociales y le declara su amor por escrito. Oneguin, brillantemente en la voz y en la escena de la mano de Mariusz Kwiencien, la rechaza en ese momento y la humilla.

Años más tarde vuelven a coincidir, pero Tatiana se ha convertido en una dama de la alta sociedad casada con el príncipe Gremin (interpretado por el ovacionado Anatolij Kotcherga), embajador de España, y que, a pesar de seguir enamorada de Oneguin, rechaza dejar a su marido.

Entretanto se producen una sucesión de episodios como el de Lenski, puesto en escena por Alexey Dolgov, el más ovacionado de la noche, quien presenta a Tatiana a su amigo Oneguin, que le matará accidentalmente tras ser retado a un duelo por celos.

Esta ópera se podrá ver gratis en las pantallas que el Teatro Real instalará en la Plaza de Oriente, a petición del propio Mortier, como parte de la programación de la Noche en Blanco.

A la ópera "Eugenio Oneguin" le seguirá "Montezuma", con libreto escrito por el Rey Federico II de Prusia. Una pincelada sobre la leyenda negra sobre España, que ya levantó ampollas en el Festival de Edimburgo. Seguro que entonces se podrá ver la vena artística transgresora del iconoclasta Mortier.

Carmen Sigüenza