Publicado: 24.03.2014 14:13 |Actualizado: 24.03.2014 14:13

Subastan cascotes del Palau de les Arts de Calatrava para financiar un colegio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aún no habían empezado las obras de retirada del trencadís que recubría la superficie del Palau de les Arts, apenas unos días después de que empezaran a desprenderse del millonario edificio valenciano diseñado por Santiago Calatrava, cuando por la red ya circularon los primeros comentarios asegurando que el destino de las piezas cerámicas podría ser el mismo que el de los escombros del derruido muro de Berlín.

Para evitarlo, la empresa que realizó la retirada se cuidó bien de que los ciudadanos tuvieran acceso a las toneladas de trencadís desechado y con destino todavía desconocido. Sin embargo, parece que no pudieron evitar que algo se les escapara de las manos. Pues al menos doce trozos del edificio se subastarán el próximo viernes en Valencia. ¿Los beneficios? Para el tristemente conocido Colegio 103 instalado a unos centenares de metros del millonario edificio de Calatrava, construido en su totalidad con barracones prefabricados, y parada obligada en la Ruta del Despilfarro.

Detrás de la iniciativa está Ruinas del futuro, seudónimo bajo el cual se esconden "dos artistas conceptuales" valencianos. Uno de ellos es la que se hizo con las piezas aprovechando la amabilidad de un operario que aceptó entregárselas "como souvenir", y una vez con ellas y tras pensar qué destino podían darle, llegaron a la conclusión de que esta subasta/protesta sería el mejor.

Ya solo faltaba dar un fin a los beneficios y la idea de destinarlos al colegio 103 surgió casi de inmediato. "El colegio de los barracones, el colegio al que la conselleria no quiere dar ni nombre, es un icono de la Ruta del Depilfarro, porque además, desde su modestia de recursos se ve la imponente mole de Calatrava. La lucha de los padres y maestros porque el colegio público siga adelante y obtenga de la Generalitat valenciana los recursos necesarios es admirable, y por eso no tuvimos duda de que lo que se obtuviera debería ser para ellos", explica una de las artistas a Público.

¿Cuánto será eso? La artista no se atreve a hacer un pronóstico ("no sé si sacaremos 100 o 5.000"), aunque avanza que en la subasta, cada pieza ("doce trozos de trencadís pertenecientes a la ex-cubierta del Palau de les Arts, auténticas obras de Santiago Calatrava [Apócrifo], arquitecto y artista", según las catalogan en su web partirá de un precio diferente: "Cada pieza tiene su historia, su valor, su calidad (sonríe)". La respuesta del dinero que acabará en el colegio 103, el próximo viernes 28 de marzo en el Octubre CCC de Valencia.

El anuncio de la subasta coincide en el tiempo con la publicación por parte de Esquerra Unida en su web Calatravatelaclava.com, del informe técnico encargado por la Generalitat para evaluar por qué se produjo el desprendimiento de trencadís de la superficie del Palau de les Arts. Según el informe elaborado por el Instituto Tecnológico de la Construcción (Aidico), el derrumbe se produjo debido al "fallo generalizado de la adherencia del revestimiento cerámico de la cubierta" y a "un diseño y selección incorrecta de los materiales, o de defectos de ejecución o ambas cosas".

Para el portavoz adjunto de Esquerra Unida en las Cortes Valencianas, Ignacio Blanco -que ya a finales de diciembre solicitó este informe hasta ahora oculto por el gobierno valenciano- queda así "meridianamente claro que la responsabilidad por la caída del trencadís es de Santiago Calatrava, quien diseñó el proyecto y dirigió la obra". El diputado exige al Consell que actúe "legalmente contra el arquitecto, como ya han hecho en Oviedo o Venecia, para que devuelva el dinero público" que ha cobrado por un edificio que califica de "birria".

Respecto al acuerdo anunciado entre la Generalitat y el arquitecto para que éste asuma el coste de las reparaciones, el diputado afirma: "No nos fiamos de las declaraciones de buenas intenciones de Calatrava mientras no se confirmen con hechos, pues llevamos ya muchos años de tomadura de pelo -y de dinero- pero, hasta el momento, el Consell no ha hecho nada y la única demanda judicial la ha interpuesto él contra Esquerra Unida por contar la verdad".