Público
Público

La Subdelegada del Gobierno asegura que se revisará seguridad de la Casa Cuartel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La subdelegada del Gobierno en Burgos, Berta Tricio, ha asegurado hoy que la seguridad de la casa cuartel que ayer sufrió los efectos de un atentado con una furgoneta carga de explosivos "se revisará" cuando se acometa la reforma o nueva construcción del edificio.

Tricio ha dicho en rueda de prensa que no le consta ninguna advertencia de los guardias civiles o sus familias por los riesgos que suponía para su seguridad que se aparcaran vehículos junto a la parte trasera del inmueble.

En cuanto a la seguridad de las casas cuartel ha considerado que "se toman medidas que están establecidas, entre las que es fundamental la autoprotección, aunque una de las claves de la seguridad es precisamente no detallar esas medidas" para que sigan siendo efectivas.

Técnicos del Ministerio de Interior evalúan durante toda la jornada el estado de la casa cuartel para determinar si sufre daños estructurales, lo que obligaría a su derribo.

No obstante, la subdelegada ha advertido de que sea cuál sea el resultado del informe, la vuelta de los guardias civiles y sus familias a la casa cuartel se demorará varios meses.

Precisamente hoy se ha cometido otro atentado con explosivos, en Palma de Mallorca, en el que han fallecido dos guardias civiles, uno de los cuales, según fuentes de la propia Guardia Civil, podría ser un joven originario de Burgos que llevaba destinado en esa zona sólo un año.

Las 118 personas que se encontraban en los pabellones del cuartel de la Guardia Civil de Burgos en el momento del atentado, a las cuatro de la mañana de ayer -35 hombres, 35 mujeres y 41 niños- están alojadas en un establecimiento del Ministerio de Defensa en la capital burgalesa.

Sin embargo, Tricio ha dado ya instrucciones al teniente coronel de la Guardia Civil para que detalle lo más posible las necesidades de cada una de las familias afectadas para adecuar las viviendas que puedan ocupar temporalmente a sus necesidades particulares.

"Se trata de que recuperen la normalidad cuanto antes y esto requiere que recuperen sus objetos personales, que dejaron en la vivienda de la casa cuartel, pero también que vuelvan a residir en una vivienda y se normalice su situación", ha explicado Tricio.

En este sentido, ha explicado que su intención es conocer cada caso con detalle porque puede haber necesidades de fijar una residencia más próxima al lugar donde estudian los niños o donde trabajan los miembros de la familia que no son guardias civiles.

Menos urgente, aunque también necesaria, es la evaluación de los daños en el resto de instalaciones de la Guardia Civil, donde se encontraban oficinas y almacenes, con material informático y archivos, aunque apenas prestaban servicios de cara al público.

Tricio ha anunciado que mantendrá una reunión con el teniente coronel de la Guardia Civil para tratar este aspecto de forma más específica.

Tanto en los bajos como en uno de los pabellones había diverso material y ahora se va a analizar cómo puede distribuirse entre la Comandancia de la Guardia Civil en Burgos y otras dependencias próximas para recuperar la "normalidad" también en ese aspecto.

En cuanto al apoyo a las víctimas del atentado, Berta Tricio ha detallado que desde que se abrió ayer la oficina de atención, sólo cuatro horas después del atentado, se han recibido 436 consultas, entre ellas 209 presenciales y el resto por vía telefónica.

Además, la Comandancia de la Guardia Civil, que instruye el atestado, tramita ya 104 diligencias por daños provocados por la explosión.

Todos los daños ocasionados por el atentado serán cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros, al que ya han llegado 150 expedientes de reclamación de daños en viviendas, seis en vehículos y otros seis en establecimientos comerciales.

La subdelegada ha asegurado que ha dado instrucciones al consorcio de compensación para que el peritaje de daños se realice lo más rápido posible para agilizar los trámites indemnizatorios.