Público
Público

"Subestimamos el potencial explosivo de las salvaguardas", dice Pascal Lamy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, reconoció hoy que las negociaciones de la Ronda de Doha fracasaron porque fue "subestimado" el "potencial explosivo" del mecanismo de salvaguardas agrícolas.

"Tropezamos claramente en un problema entre Estados Unidos e India. Para mí, el problema fue conceptual, más que un problema de flujo de comercio", analizó Lamy en una entrevista publicada hoy por el diario brasileño O Globo.

Para el director de la OMC, Estados Unidos "dice que es necesario poner una camisa de fuerza para que las salvaguardas no capturen el comercio normal", mientras que para la India el mecanismo quedaría "inaplicable" si se coloca esta camisa de fuerza.

"Los Estados Unidos estaban preparados para abrir su mercado. Para ellos, la cuestión de las salvaguardas significaba un paso atrás en los compromisos (de apertura del mercado)", explicó Lamy.

No obstante, el funcionario se mostró optimista por la posibilidad de retomar las negociaciones.

"Extrañamente, comparado con Seattle, Cancún y Potsdam (anteriores reuniones ministeriales de 1999, 2003 y 2007), hubo escasos intercambios de acusaciones, a excepción del banano. Todos están extremadamente contenidos", aseguró.

Algunos países latinoamericanos intercambiaron acusaciones con la Unión Europea (UE), por su negativa a firmar un acuerdo que ya había sido alcanzado para recortar el arancel europeo que grava la importación de plátanos latinoamericanos (actualmente 176 euros por tonelada).

La UE argumentó que el acuerdo del banano estaba subordinado a un acuerdo general en la Ronda de Doha, mientras que los países de América Latina consideran que el arreglo del banano, que suponía recortar el arancel hasta los 114 euros por tonelada en 2016, era una cuestión independiente.

Para Lamy, la contención de los países "coincide" con el mensaje de "preservar lo que está en la mesa", "no tirar la toalla".

"Lo único que sé es que no quieren tirar la toalla y quieren intentarlo. No quieren hundir el barco. Los africanos, los países más pobres, dijeron: lo que está en la mesa lo queremos. Me sorprendí, no lo esperaba", apuntó.

El directivo señaló que la solución pasa por "un poco de reflexión, creatividad e inteligencia".