Público
Público

Sudáfrica, ante la responsabilidad de no defraudar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Clasificarse para la segunda ronda y evitar ser el peor anfitrión de la historia de los Mundiales debe ser la consigna de Sudáfrica en esta primera Copa del Mundo disputada en suelo africano.

Para ello, se han entregado las riendas del equipo por segunda vez al brasileño Carlos Alberto Parreira, campeón en 1994 con la selección de su país.

Parreira dimitió como entrenador de Sudáfrica en abril de 2008 y fue sustituido por su compatriota Joel Santana. Sin embargo, una serie de ocho derrotas y una victoria por 1-0 ante Madagascar dio lugar a la destitución de Santana y al regreso de Parreira.

El papel de Sudáfrica en la Copa de las Confederaciones en su territorio en 2009 fue digno. Los "Bafana Bafana" alcanzaron la semifinal y perdieron el partido por el tercer y cuarto puesto por 3-2 ante España. Una segunda lectura muestra que los sudafricanos sólo vencieron a Nueva Zelanda, empataron con Irak y perdieron dos veces con España y una con Brasil.

El equipo del país anfitrión, actual número 83 de la clasificación de la FIFA, no fue capaz de clasificarse para la fase final de la Copa de África, disputada en enero en Angola, por lo que su preparación para la gran cita se ha limitado a concentraciones y partidos amistosos.

Sudáfrica cosechó una sola victoria en sus dos participaciones anteriores en las fases finales de los Mundiales, un 1-0 frente a Eslovenia, y jamás ha logrado avanzar a la segunda fase de la competición. Esta vez, las esperanzas de mejorar esas actuaciones se centran en su gran figura, el centrocampista del Everton Steve Pienaar.

Dotado de una buena visión de juego y una destacada capacidad de dirigir al equipo, Pienaar se sobrepone a su falta de velocidad gracias a una acertada colocación en el campo. Junto a él, en el medio, estará Kagisho Dikgacoi, el batallador volante central del Fulham de la Premier League y la creación de Teko Modise.

La pobre condición física del máximo anotador histórico de Sudáfrica, Benni McCarthy del West Ham United, le ha dejado fuera de la lista definitiva de Parreira, por lo que la responsabilidad goleadora recaerá en Katlego Mphela, sorprendente autor de dos goles ante España en el partido por el tercer y cuatro puesto de la última Copa de las Confederaciones, y Bernard Parker del Twente holandés.

También Siyabonga Nomvethe y Siphiwe Tshabalala ofrecen variantes ofensivas al equipo de Parreira. Nomvethe militó de 2001 hasta 2005 en el fútbol italiano en Udinese, Salernitana y Empoli, sin demasiada fortuna. El extremo Tshabalala se mueve indistintamente por los dos costados aunque prefiere la banda izquierda.

En defensa está el otrora centrocampista de contención Aaron Mokoena, con sus cinco años de experiencia en la Premier League, primero con el Blackburn Rovers y ahora el Portsmouth. Su compañero de zaga puede ser Matthew Booth, de 1,99 metros de altura y uno de los favoritos de la afición, o Bongani Khumalo. En el lateral izquierdo Parreira alineará a Tsepo Masilela, una de las mayores bazas ofensivas del equipo merced a sus constantes y penetrantes subidas por la banda.

Para este Mundial, se prevé que Parreira emplee un 4-4-2

Porteros: Moeneeb Josephs (Orlando Pirates), Itumeleng Khune (Kaizer Chiefs), Shu-Aib Walters (Maritzburg United)

Defensas: Matthew Booth (Mamelodi Sundowns), Siboniso Gaxa (Mamelodi Sundowns), Bongani Khumalo (SuperSport United), Tsepo Masilela (Maccabi Haifa), Aaron Mokoena (Portsmouth), Anele Ngcongoa (Racing Genk), Siyabonga Sangweni (Lamontville Golden Arrows), Lucas Thwala (Orlando Pirates).

Centrocampistas: Lance Davids (Ajax Cape Town), Kagisho Dikgacoi (Fulham), Thanduyise Khuboni (Lamontville Golden Arrows), Reneilwe Letsholonyane (Kaizer Chiefs), Teko Modise (Orlando Pirates), Surprise Moriri (Mamelodi Sundowns), Steven Pienaar (Everton), MacBeth Sibaya (Rubin Kazan), Siphiwe Tshabalala (Kaizer Chiefs).

Delanteros: Katlego Mphela (Mamelodi Sundowns), Siyabonga Nomvete (Moroka Swallows), Bernard Parker (FC Twente)