Público
Público

Sudán acusa a EEUU de matar a 800 personas en bombardeos aéreos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobierno sudanés denunció hoy que al menos 800 personas, entre ellas 200 sudaneses, han muerto en varios bombardeos aéreos estadounidenses en enero y marzo en una zona fronteriza con Egipto.

En una rueda de prensa, el ministro de Transportes, Mabruk Mubarak, comentó que los ataques aéreos fueron lanzados contra convoyes de traficantes de armas en el área de Al Halaib, que se disputan Sudán y Egipto.

Además de los 200 sudaneses, el resto de las víctimas eran etíopes y eritreos, según el alto funcionario.

"Desde enero, aviones estadounidenses han lanzado una serie de ataques contra caravanas de traficantes en la zona fronteriza en la que son activos (los traficantes), debido al deterioro de las condiciones de vida de estos lugares", dijo Mubarak Salim.

Sin embargo, el ministro no confirmó ni desmintió las informaciones difundidas por otros medios internacionales que apuntan que las armas transportadas en dichos convoyes tenían como destino final los territorios palestinos.

En los ataques, unos 40 vehículos fueron destruidos, precisó el ministro sudanés, que no explicó las razones por las que el Gobierno de Jartum había tardado tanto tiempo en dar esta información.

La denuncia sólo ha sido confirmada oficialmente, por el ministro de Transportes, y no ha podido ser contrastada independientemente. Tampoco se han hecho eco de ella las organizaciones internacionales que operan en Sudán, repartidas en amplias zonas del país.

Según la cadena estadounidense CBS, el ataque contra el convoy fue hecho por aviones israelíes, pero, desde Jerusalén, Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí, Ehud Olmert, dijo a Efe que no tenía comentarios al respecto.

Israel no suele confirmar ni desmentir acciones de carácter ofensivo en territorio de otros países, tanto si los realiza su Ejército como sus servicios secretos.

El anuncio desde Jartum se produce mientras el presidente sudanés, Omar al Bachir, es objeto de presiones de la comunidad internacional por su papel en la guerra de Darfur, que estalló en febrero del 2003 y que ha causado unos 300.000 muertos.

La Corte Penal Internacional (CPI) ordenó el arresto de Al Bachir por crímenes de guerra y de lesa humanidad el 4 de marzo pasado.

Desde entonces, Al Bachir ha intensificado sus acusaciones contra la CPI por este tema y se ha quejado públicamente de que naciones como EEUU e Israel no reciben el mismo trato por su vinculación, respectivamente, con la guerra de Irak y los ataques contra los palestinos.