Público
Público

Sudán del Sur dice que la ayuda ha llegado a la zona de conflictos tribales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ayuda humanitaria ha llegado al condado de Pibor, en el estado de Jonglei (este de Sudán del Sur), que en las últimas semanas ha vivido violentos combates entre las tribus de los Lou Nuer y los Murle, según las autoridades sursudanesas.

Según informó hoy el diario sursudanés "The Citizen", la viceministra de Asuntos Humanitarios y Gestión de Desastres, Sabina Sario Nyangamoi Lokolong, dijo a la prensa que "ya hay alimentos sobre el terreno, y ahora deberían estar distribuyéndose".

Los víveres fueron trasladados en helicóptero facilitado por la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) por el mal estado de las carreteras y caminos de Jonglei y de Pibor en particular.

Lokolong explicó que van a dar la prioridad a los huérfanos a la hora de distribuir los víveres y añadió que se han instalado hospitales de campaña bien equipados con medicamentos para compensar la pérdida de mucho material médico durante los choques.

Además, destacó el papel que están desempeñando las agencias de la ONU como la Misión de la ONU en Sudán del Sur y la del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La operación de la ONU pretende ayudar a unas 50.000 personas que han sido víctimas de los enfrentamientos tribales ocurridos en los últimos días en la región de Jonglei, uno de los diez estados que integran el país africano.

El plan ha sido organizado por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, y en él participan Unicef, la Organización para las Migraciones (OIM), el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el PMA.

En este sentido, la viceministra pidió "más apoyo humanitario por parte tanto de las organizaciones internacionales como las locales".

El PMA estima que podrá alimentar a unas 7.000 personas en los próximos días, aunque advierte que, dada la situación de inseguridad alimentaria en el recién creado país, se calcula que en 2012 debería dar comida a unos 2,7 millones de personas, según la ONU.

De hecho, según los datos de Unicef, un 8 % de la población sufre severa malnutrición, un 21 % moderada malnutrición, un tercio de la población no tiene acceso a agua potable y un 15 % no cuenta con saneamiento adecuado.

Por otra parte, Lokolong explicó a periodistas que todavía se está encontrando a gente escondida en zonas boscosas a pesar de la vuelta de la calma a Pibor.

Algunas personas aún tienen miedo y no han vuelto a sus pueblos, lo que dificulta el proceso del recuento de las víctimas y de los desplazados, según la alta funcionaria.

No obstante, la ONU informó de que los retornos ya han comenzado a producirse y unas 4.700 personas han vuelto a sus casas, la mayoría de ellas arrasadas por el fuego durante los enfrentamientos.

Lokolong pidió al pueblo de Sudán del Sur que renuncie a los conflictos tribales que, en su opinión, se suman a los desastres naturales de este depauperado país, nacido en julio de 2011 tras escindirse de su vecino del norte.

Por su parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, viajará a Sudán del Sur este fin de semana, y posteriormente visitará Sudán entre el 10 y el 13 de enero.

El llamamiento humanitario de la ONU para Sudán del Sur en 2012 asciende a 763 millones y hasta la fecha está cubierto en un 8 por ciento.