Publicado: 14.05.2014 11:08 |Actualizado: 14.05.2014 11:08

Una sudanesa puede ser condenada a muerte por convertirse al cristianismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una mujer sudanesa podría ser condenada a muerte por haberse convertido al cristianismo para casarse con su marido, que profesa esta religión, en el marco de un polémico juicio en el que el tribunal le acusa de apostasía y le ha dado de plazo hasta este jueves para que renuncie a su nueva religión y vuelva a se musulmana, según han informado fuentes jurídicas.

Miriam Yahya Ibrahim ha sido acusada de apostasía y de adulterio por haberse casado con un hombre cristiano, algo prohibido para las mujeres musulmanas y que hace que el nuevo matrimonio no tenga validez.

Es la primera vez que se tiene conocimiento de un caso de este tipo en Sudán y la sentencia se conocerá este jueves. Estudiantes universitarios sudaneses han realizado diversas manifestaciones cerca de la Universidad de Jartum para reivindicar que terminen los abusos contra los Derechos Humanos. Han socilictado también más libertades y mejores condiciones sociales y económicas, lo que llevó a las autoridades a cerrar el centro universitario el pasado domingo.

Embajadas occidentales y activistas sudaneses han condenado las acusaciones de apostasía contra la mujer y han pedido al Gobierno sudanés, liderado por el islamista Omar Hasán Ibrahim, que respete la libertad religiosa. "Los detalles de este caso demuestran la interferencia descarada que hace el régimen en la vida de los ciudadanos", ha señalado en un comunicado la organización juvenil Movimiento Cambio Ahora en Sudán.

Sudán se está enfrentando a importantes estos económicos y sociales desde que en 2011 Sudán del Sur proclamase su independencia del resto del país, lo que supuso la pérdida de la mayor fuente de petróleo para la nación africana. Además, Bashir decidió el año pasado recortar subsidios y aprobar medidas de austeridad que desencadenaron protestas violentas en las que decenas de personas perdieron la vida y varios centenares resultaron heridas.