Público
Público

El sueño no llegó a dos semanas

El piloto alemán Michael Schumacher abandona la idea de regresar a la Fórmula 1

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde el GP de Brasil de 2006, Michael Schumacher estaba oficialmente retirado. Pero bastó una llamada de Ferrari para poner en marcha un plan específico para preparar con urgencia su retorno a las pistas. Han sido casi dos semanas llenas de ilusión y cargada de esfuerzos, finalmente en balde.

GIMNASIO

Michael se mantenía en forma a base de fitness y otros hobbies deportes. Pero no era suficiente. Se puso a trabajar en serio. Lo primero, el cuello, la parte más castigada en los pilotos de F1, comprometida seriamente por el esguince cervical que sufrió en un accidente de moto en Cartagena. Tras las primeras pruebas que hizo sobre el Ferrari de 2007, Michael sufrió molestias que provocaron que le hiciesen mas pruebas, para ver cuál era el estado real de su cuello. En su entrenamiento específico, aumentó la parte aeróbica con mucha bicicleta. En tres semanas calculaba perder el peso deseado.

ALIMENTACIÓN

Michael no llevaba una alimentación muy desordenada, pero tampoco cuidó sus hábitos de profesional. Una vez decidido su regreso, inició una dieta estricta que le premitió bajar cuatro kilos. Redujo los hidratos de carbono, aumentó el consumo de fruta, verdura y de proteínas y racionó el consumo de carne y pescado.

COCHE

Lo primero que se organizó para Michael fue una prueba con un F1, un tipo de coche al cual no se subía desde hacía más de un año. Ante la prohibición de probar con el monoplaza de este año, el Ferrari F60, Michael se subió en Mugello al F2007, el coche con el que Raikkonen fue campeón hace dos años. Fue una muy útil primera toma de contacto, la cual se iba a complementar con una o dos jornadas de entrenamientos con el F60 que las escuderías rivales no le permitieron llevar a cabo. Se tuvo que conformar con el karting, porque tampoco tuvo fácil seguir con el F2007, ya que no hay neumáticos disponibles. Sólo podía probar en línea recta para adaptarse a los mandos de su nuevo monoplaza.

FAMILIA

La primera persona con la que Michael consultó su vuelta fue su mujer, Corinna Bechst, a quien le había prometido que no retornaría a la F1. Incluso, después de haber tomado la decisión de volver a correr y de haber tenido molestias en el cuello, Michael tuvo que volver a hablar del tema con los suyos.

CHEQUEOS MÉDICOS

Antes de subirse al F2007. Schumacher se sometió a chequeos médicos generales que ya le alertaron de sus problemas en la zona cervical.

TÉCNICA

Michael siguió de cerca el nacimiento y la evolución del F60, pero no como para conocer tantos secretos como los pilotos que están encima de él. Durante este tiempo, tuvo ya contactos directos con el coche en la fábrica de Ferrari, al cual le han adaptado ya un nuevo asiento y algunos mandos especiales. Pidió que le pusieran el tipo de asiento que usaba antes de retirarse, que constaba de un sistema que el mismo piloto inflaba para adaptarlo a su comodidad.

NUEVO CIRCUITO

Para aprenderse el circuito de Valencia, donde en 2008 no compitió, Michael tuvo a disposición el simulador, con reglajes del F60. Finalmente, no podrá probarlo de otra forma. El físico no le ha dejado pilotar sobre su asfalto.