Público
Público

Suiza se basa en la defensa para buscar el éxito en el Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un país tan conocido por su naturaleza conservadora como sus quesos y relojes no sorprende que el éxito suizo en el Mundial de Sudáfrica se base más en una férrea defensa que en el ataque.

Abrir el cerrojo que plantea Suiza en defensa había sido más difícil que conseguir una cuenta en un banco suizo hasta que el lunes Chile obtuvo una polémica victoria 1-0 para poner fin al récord suizo de tiempo sin encajar un gol en un Mundial: 558 minutos.

Mark González proporcionó la llave cuando remató de cabeza picado un centro de Esteban Paredes que superó al portero Diego Benaglio a los 75 minutos para finalmente romper el cerrojo.

Fue una situación poco familiar para los aficionados suizos, quienes no habían visto a un portero ir por el balón a la red en un Mundial desde el de Estados Unidos en 1994, cuando quedaron eliminados frente a España en octavos de final.

El gol del triunfo de González logró quebrantar la brillante defensa y tenaz determinación de los suizos, quienes registraron cuatro partidos con la portería invicta en la Copa del Mundo de 2006, incluyendo una derrota por penaltis en octavos de final frente a Ucrania después de que ambos equipos no lograron anotar en los 90 minutos.

Suiza retomó en Sudáfrica lo que había conseguido en Alemania venciendo a España 1-0 en su debut por el grupo H.

Aunque incluso la resistente defensa suiza no pudo aguantar el ataque de los chilenos luego de que se vieran obligados a jugar la mayor parte del partido con 10 hombres tras la expulsión de Valon Behrami a los 31 minutos de juego.

"Mi equipo peleó muy duro, cada jugador salió mentalizado en luchar, desafortunadamente concedimos el gol", dijo el entrenador suizo, Ottmar Hitzfeld, a reporteros.

"Después tuvimos que tomar más riesgos y luego nos dimos cuenta realmente de lo fuerte que es Chile cuando tuvimos que jugar al ataque", agregó.

Hacia el cierre del encuentro el delantero suizo Eren Derdiyok contó con una inmejorable ocasión para igualar pero desvió su lanzamiento.

"Igualmente tuvimos nuestras posibilidades hasta el último minuto", señaló Hitzfeld.

"Un empate 1-1 habría sido un resultado perfecto para nosotros y habría sido merecido también con sólo 10 jugadores contra 11 durante 60 minutos", añadió.

Los suizos no son conocidos por arriesgar, una característica que a menudo se ve reflejada en el terreno de juego y que es respetada por sus rivales.

El entrenador de Chile, Marcelo Bielsa, sabía exactamente los problemas que los suizos propondrían y reconoció que sus planes para quebrar su defensa se vieron facilitados por la expulsión.

"Es un sistema que tiene en su haber éxitos inmediatos. Lo que hay que hacer es tratar de superarlo y protegerse de las cuestiones que tiene el sistema en la ofensiva", dijo Bielsa, después de que su equipo se ubicara como líder del grupo H con seis puntos en dos partidos.

"Me pareció que tuvimos durante casi todo el partido la pelota", añadió.

"Necesitamos de muchas opciones de gol para convertir solamente uno. Contamos con la ventaja que presupone a este nivel jugar con un hombre de más", señaló

"Me parece un triunfo merecido" sentenció.