Público
Público

Suiza decide hoy en referendo si las armas se siguen guardando en casa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los suizos deciden hoy en referéndum si quieren que las armas reglamentarias que todo varón debe guardar mientras forme parte de la milicia permanecen en su casa o prefieren dejarlas en depósitos estatales.

"Por la protección frente a la violencia de las armas", es el lema de la campaña lanzada en 2007 por una amplia coalición formada por 80 entidades, que incluye a los partidos de izquierda y los verdes, miembros de la democracia cristiana, la Iglesia, los colectivos feministas, las entidades de prevención del suicidio y las asociaciones de trabajadores sociales.

Cada año, unas 300 personas mueren en Suiza por un disparo de arma de fuego, es el argumento de los defensores de esta iniciativa que quieren que las armas reglamentarias se mantengan en depósitos hasta que su propietario tenga que asistir a sus tres semanas de servicio militar anual.

También pretenden endurecer la posibilidad de obtener una licencia de armas y abogan por crear un banco de datos federal sobre propiedad de armas. Actualmente sólo existen registros a nivel cantonal (provincial), lo que ha conducido a que haya 26 diferentes sin conexión.

En la Confederación Helvética, todo hombre mayor de edad y menor de 60 años está obligado a permanecer en activo como miembro del Ejército y a ejercer sus prácticas militares durante 21 días al año.

Los 344 días restantes su arma reglamentaria (fusil de asalto) debe permanecer guardado en el hogar.

Los promotores de la iniciativa también argumentan que el tener acceso al arma propicia que en un momento de ira un maltratador pueda usar su fusil contra algún miembro de su familia o un suicida en potencia lleve a cabo su propósito con relativa facilidad.

Unos argumentos que rechazan los partidos de la derecha, pero también el Consejo Federal (gobierno colegiado), que considera que de aprobarse la iniciativa se "quebraría la confianza" que se deposita en los ciudadanos y se rompería con la "tradición suiza".