Público
Público

Suiza se resiste a colaborar en el caso de las cuentas de HSBC

Las autoridades helvéticas argumentan que la información en poder de Hacienda procede de una lista sustraída a finales de 2006

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Suiza no cooperará con España para repatriar dinero o sancionar a los titulares de las cuentas del banco HSBC en Ginebra identificados por la Agencia Tributaria gracias a una lista suministrada por Francia. 'Esa lista de cuentas bancarias contiene datos que sólo pueden servir para uso estrictamente interno de las autoridades españolas, y en ningún caso puede servir de base para una operación de ayuda mutua con fines de recaudación fiscal en el marco de los acuerdos de cooperación existentes', dijo de forma tajante a Público el portavoz del Departamento Federal de Finanzas de la Confederación Helvética, Roland Meier.

'Siempre hemos señalado que no vamos a cooperar con ningún país sobre la base de un listado que fue robado en su día, y eso quedó perfectamente estipulado en el acuerdo alcanzado en diciembre de 2009 con el Gobierno francés', añadió. Ese acuerdo, logrado tras un tenso tira y afloja que a punto estuvo de derribar el convenio franco-suizo de cooperación fiscal, prevé además que París informe a Berna cada vez que un tercer Estado solicita y obtiene la lista. No obstante, el portavoz suizo indicó a Público que 'todavía no hemos recibido la notificación por parte de París de su transmisión a España'.

Francia también investiga a 3.000 fortunas con dinero oculto en Suiza

Fuentes francesas conocedoras del dossier, citadas por la agencia AFP, señalan que ese listado robado es el origen de 'la mayor parte' de la 'lista de 3.000' grandes fortunas francesas evasoras de impuestos sobre las que ha estado trabando a lo largo de 2009 la llamada Célula de Regularización Fiscal del Ministerio del Presupuesto.

Para hacer emerger esas cuentas opacas en Suiza, la célula ha ofrecido una suerte de amnistía a medias. En lugar de las multas, penas de prisión, intereses de retraso y recargos previstos por el Código de los Impuestos y el Código Penal, los 'regularizados' logran lavar el capital oculto con multas menores y algunos intereses.

París asegura que ha ingresado 1.000 millones de cuentas opacas

El actual ministro del Presupuesto, François Baroin, informó el viernes pasado que esa célula habría logrado repescar unos 1.000 millones de ingresos fiscales para el Tesoro francés, al lograr hacer emerger cuentas por unos 6.000 millones.

El anuncio de este 'éxito' contra el fraude, que Baroin atribuyó a su predecesor, Eric Woerth, se produjo en el contexto del muy polémico caso L'Oréal. Este escándalo se ha producido al conocerse que la esposa de Woerth, ahora ministro de Trabajo, trabaja en la firma que asesoró fiscalmente a la multimillonaria dueña de L'Oréal, Liliane Bettencourt.

La oposición está exigiendo al Gobierno que clarifique si, entre los 'miles de contribuyentes' evasores de la lista suiza, figuraba el nombre de Liliane Bettencourt, o si existe la intención de abrir una investigación preliminar sobre esa fortuna. Florence, la esposa de Woerth, estuvo trabajando como gestora de la fortuna de Bettencourt en el bufete Clymène, que organizó la evasión fiscal de la multimillonaria propietaria de 17.000 millones de fortuna personal.

En este contexto, el Ministerio de Presupuesto eludió responder a Público si ha remitido casos a la Justicia para investigación penal por casos de evasión de impuestos. Tampoco aclaró si han activado alguna de las medidas de sanción contra los paraísos fiscales no cooperantes, anunciadas a bombo y platillo e incorporadas a la legislación francesa en 2009.