Público
Público

Los suizos deciden mañana si dejan de exportar armas

El referendum ha creado un debate que opone consideraciones éticas a intereses económicos y estratégicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los suizos decidirán mañana en referéndum sobre la iniciativa para prohibir la exportación de armamento, una posibilidad que opone consideraciones éticas a intereses económicos y estratégicos. La propuesta fue lanzada por grupos pacifistas y de izquierda que intentan, de esta manera, poner fin 'al comercio de la muerte'.

Para ello, plantean que queden prohibidas las exportaciones de armas y municiones, así como de bienes militares especiales y de tecnologías esenciales para el desarrollo o la fabricación de armamento. Quedarían excluidas las armas con fines de deportes y de caza, además del material necesario para el desminado humanitario.

Sin embargo, el Gobierno federal y los partidos conservadores se oponen a esta iniciativa, por su impacto sobre la innovación industrial, sobre las finanzas de Suiza y sobre el empleo.

Según un estudio encargado por la Secretaría de Estado para la Economía (SECO), dejar de exportar material de guerra supondría la supresión de 5.000 empleos, de los que 3.500 están directamente vinculados a esta actividad y el resto a subcontratas.

Según un estudio, la medida supondría la supresión de 5.000 empleos

Los partidos de derecha consideran que esos cálculos son conservadores y que el número de empleos amenazados es de 10.000, conforme a los datos extraídos de un sondeo realizado entre empresas de defensa y de seguridad.

Los defensores de que Suiza siga exportando armas advierten también de que una victoria del campo contrario en el referéndum afectaría la producción de bienes de doble uso, como radares, aparatos ópticos y ciertos artículos civiles dependientes de los pedidos de la industria militar.

En términos financieros, tal prohibición costaría unos 722 millones de francos (475 millones de euros) por las exportaciones que dejarían de realizarse.

Los promotoreshan propuesto un programa de apoyo Estatal

Para contrarrestar el impacto negativo de tal medida en las regiones donde existen fábricas de armamentos, los promotores del referéndum han propuesto un programa de apoyo estatal por unos 350 millones de euros.

Desde hace diez años, las exportaciones suizas de material bélico están en constante aumento y pasaron de 213 a 722 millones francos entre 2005 y 2008. Los principales compradores de armas de fabricación helvética son países europeos, pero se han criticado negocios de este tipo con países como Irak, Afganistán o Arabia Saudí.

En 2008, Pakistán fue el primer importador de material de guerra procedente de Suiza, tras la adquisición de 24 cañones y 11 vehículos blindados por un valor de 110 millones de francos (unos 72 millones de euros).