Público
Público

Los Suns volvieron a ganar sin O'Neal y perdieron los Heat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los que esperaban el debut del pívot Shaquille O'Neal con los Suns de Phoenix tendrán que esperar a que pase el descanso del Fin de Semana de las Estrellas, pero su nuevo equipo volvió a ganar para consolidarse con la segunda mejor marca de la Conferencia Oeste.

Los Suns, con un trío imparable formado por el base canadiense Steve Nash, el escolta brasileño Leandro Barbosa y el pívot Amare Stoudemire, vencieron 109-97 a los Mavericks de Dallas en el partido con el que se cerró la primera vuelta en la competición de la NBA.

Nash volvió a ser el director perfecto en el juego de los Suns al aportar 24 puntos con 13 asistencias y dejar sin efecto los 36 tantos que logró su ex compañero, el alero alemán Dirk Nowitzki, que lideró el ataque de los Mavericks.

Barbosa y Amare con 26 puntos cada uno y el alero francés Boris Diaw, que llegó a los tantos con ocho rebotes, rompieron en partido en el cuarto periodo cuando consiguieron un parcial de 32-24, cuando el banquillo de los Mavericks ya no pudo ayudar a los titulares.

Además Diaw, que ha ocupado sin ningún problema el puesto dejado vacante por Shawn Marion, traspasado a los Heat de Miami por el pívot Shaquille O'Neal, fue factor ganador para los Suns.

Barbosa, en su línea de imparable cuando está inspirado, jugó 36 minutos de reserva, para ser el sexto jugador, que anotó 7 de 13 tiros de campo, incluido un triple en cuatro intentos, y estuvo perfecto desde la línea de personal (11-11), capturó seis rebotes y repartió una asistencia.

Los Suns, que se quedaron con marca de 37-16, un juego y medio de ventaja sobre los Lakers de Los Angeles, segundos en la División del Pacífico, también lograron el triunfo en las gradas al registrar el llenó número 100 consecutivo en su campo del US Airways Center.

La marca es también la segunda mejor en la Conferencia Oeste, sólo superados por los Hornets de Nueva Orleans, que tienen 36-15, y son los líderes en la División Suroeste.

Nowitzki, que también aportó 12 rebotes y cuatro asistencias, tuvo el apoyo del base Jason Terry con 29 tantos para ser los dos únicos jugadores de los Mavericks que lograron doble figura en el apartado encestador.

Con la incertidumbre sobre si se va a cerrar el traspaso del base Jason Kidd, de los Nets de Nueva Jersey, los Mavericks no dieron su mejor versión de equipo balanceado y dejaron su marca en 35-18, que les costó perder el segundo lugar de la División Suroeste, que ahora ocupan los Spurs de San Antonio (34-17).

Mientras que la familia de la NBA comenzaba a llegar a Nueva Orleans, los Bulls de Chicago disputaban el primer partido de la reducida jornada para conseguir la victoria al derrotar 99-92 a los desahuciados Heat de Miami.

Nadie cuestiona que la pareja formada por Dwyane Wade y Shawn Marion les va a dar alegrías a los Heat, pero no fue en el United Center, donde llegaron con su equipo y al final perdieron.

El base, como su líder encestador, consiguió 24 puntos con siete rebotes y cuatro asistencias para encabezar una lista de cinco jugadores que anotaron en doble figura y dejaron a los Bulls con un 44,7 por ciento de acierto en los tiros de campo.

El alero Joe Smith aportó 19 tantos con 11 rebotes, mientras que el argentino Andrés Nocioni, que salió de titular, llegó a los 18 puntos y también capturó seis balones bajo los aros.

Nocioni jugó 43 minutos, el que más de todo el equipo, para anotar 8 de 18 tiros de campo, incluido un triple en cinco intentos, y 1-1 desde la línea de personal, y repartió dos asistencias.

Wade logró 30 puntos con siete rebotes y siete asistencias para ser de nuevo el máximo encestador de los Heat, que llegaron a la novena derrota consecutiva y dejaron su marca en 9-43, la peor de la liga.

Marion aportó 23 puntos después de anotar 8 de 17 tiros de campo, incluidos tres triples en siete intentos, capturó siete rebotes y repartió tres asistencias.

Pero tanto Wade como Marion, traspasado por los Suns de Phoenix, que consiguieron al pívot O'Neal, no tuvieron un buen control del balón y lo perdieron seis y cinco veces, respectivamente.