Público
Público

SUP denuncia medidas de seguridad "mínimas" dentro de un "plan de compadreo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general del Sindicato Unificado de la Policía, Xosé Freire, ha indicado hoy que las medidas que custodiaban al Códice Calixtino "eran mínimas", pues todo estaba "dentro de un plan de compadreo que tienes tú la llave, la tengo yo, la tiene el otro", por lo que su desaparición "era fácil".

Freire ha sostenido hoy en rueda de prensa por otro asunto que la pérdida de la obra "en cualquier momento podía ocurrir" y que "lo más complicado" sería que lo tuviese un delincuente común.

Según el policía, esto no ocurrió antes porque, por ejemplo, en el año Xacobeo había un plan blindado de seguridad interior y exterior de la Catedral, que hacía a su juicio "no imposible, pero muchísimo más difícil" que el libro centenario se perdiera.

El sindicalista policial dijo que el libro tendría que haber estado "custodiado en la Catedral con medidas de seguridad importantes", aunque recordó que en "museos muy importantes del mundo, incluido el museo del Louvre, desaparecen cuadros valiosísimos".

"Los delincuentes a veces van mucho más allá que las propias medidas de seguridad" y sostuvo que "depende de quien fuera el autor habrá más posibilidades de hacerse con él o no", pues si es alguien "amante del arte es posible que lo conserve" y que se pueda hacer una negociación "como con los piratas del índico" para que lo devuelva.

"Sería más complicado que fuera un delincuente vulgar y corriente porque posiblemente se desharía de él y quedaría en malas condiciones", dijo.

Freire agregó que lo importante es "aprender", porque todavía "quedan elementos valiosísimos en la Catedral" y que espera que el Cabildo catedralicio "tome las medidas oportunas", junto con la colaboración presupuestaria del Estado, porque esto es un "bien de toda la Humanidad, independientemente de las creencias que tenga cada uno".

El policía desconoce cuál es el estado de las investigaciones, pero sabe que está actuando la policía de Santiago en las pericias dentro del Archivo de la Catedral donde se encontrada el Códice, aunque adelantó que han descubierto "una cantidad de historias que hacen esto un poco ridículo".

Según Freire, para la custodia de estos elementos tiene que haber expertos vigilantes de seguridad, pues "don José María, el deán de la Catedral, se nota ya que está cansado".