Público
Público

'Super Palin' también vende en Internet

Sarah Palin, candidata a vicepresidente de EEUU por el Partido Republicano, también levanta el vuelo en la Red, donde se pueden comprar muñecos a su imagen y semejanza, al igual que de Obama o McCain

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Los que no daban un duro por la otrora gobernadora de Alaska, Sarah Palin, como aspirante a vicepresidente de un hipotético Gobierno de John McCain en la todopoderosa Casa Blanca, deben andar en los últimos tiempos frotándose los ojos.

Después de salir airosa del amago de escándalo protagonizado por su hija Bristol, de demostrar un insólito aplomo ante las masas -dada su corta experiencia en alta política- en su primer discurso electoral, y de propulsar inesperadamente la campaña del senador republicano por Arizona (McCain despega en las encuestas, contra todo pronóstico, por obra y gracia del efecto Palin), la popularidad de esta atrabiliaria mujer ha llegado hasta la venta de souvenirs en internet.

La página web herobuilders.com ofrece una variada versión de la número dos del candidato consevador a la presidencia estadounidense, dándole mayor prominencia incluso que a otros personajes, como los mismísimos McCain o Barack Obama.

Palin con su atuendo de acción (el sobrio traje ejecutivo de chaqueta y pantalón para los mítines: 27,95 dólares-19.68 euros); Palin de colegiala (japonesa: con una escueta minifalada y un poco ortodoxo escote, bastante apropiado para una opositora radical al aborto); Palin de súper heroína con pistolera incluida (no sabemos si también defensora, como su modelo original, de la pena de muerte): estas dos últimas a 29.85 dólares (alrededor de 21 euros) la pieza.

A John McCain, por su parte, se le puede comprar vistiendo una ajustada camiseta que deja marcar la musculatura que, por lo visto, aún conserva el veterano de Vietnam, de 72 años. Y Barack Obama tiene su réplica en un fibroso muñeco con el torso desnudo, a imagen y semejanza de los juguetes de Pressing Catch.

Estos dos últimos modelos valen, por causas desconocidas, dos euros menos que la descocada Palin colegiala.