Público
Público

Un supuesto misil de EEUU causa 10 muertos en Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Alamgir Bitani

Un supuesto misil de Estados Unidos causó el viernes la muerte de 10 personas en una región paquistaní fronteriza con Afganistán, dijeron responsables de seguridad, el último de una serie de ataques que han enfurecido a las autoridades paquistaníes.

Desde comienzos de septiembre ha habido casi 20 ataques con misiles de supuestos aviones estadounidenses no tripulados, pero el del viernes es el primero tras las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Pakistán asegura que los ataques no sólo violan su soberanía, sino que son contraproducentes en su intento de luchar contra los integristas autores de la violencia tanto en su país como en Afganistán.

Un responsable de una agencia de inteligencia de Pakistán dijo que el ataque fue dirigido contra una casa en Waziristán Norte, pero un responsable militar dijo que fue en Waziristán Sur. Ambas regiones son santuarios de Al Qaeda y los talibanes en la frontera afana.

"Ocurrió cerca de la frontera. Tenemos noticias de 10 muertos, pero transcurrirá un tiempo antes de que tengamos más información", dijo el responsable militar.

Las fuerzas estadounidenses han incrementando los ataques contra los integristas en Pakistán en respuesta a la preocupación sobre el empeoramiento de la seguridad en Afganistán.

Decenas de personas han muerto en estos ataques y una incursión transfronteriza de unos comandos el 3 de septiembre, pero no se ha informado de que haya muerto ningún importante dirigente talibán o de Al Qaeda.

Pakistán, un importante aliado de Estados Unidos que tiene la bomba nuclear y está combatiendo contra los extremistas en su lado de la frontera, dice que los ataques estadounidenses perjudican su campaña para poner a la opinión pública de su parte.

Estados Unidos ha quitado importancia a estas preocupaciones, y sostiene que los ataques son necesarios para proteger a las tropas estadounidenses en Afganistán y matar a los talibanes y miembros de Al Qaeda que las amenazan.

Pakistán espera que el nuevo Gobierno de Estados Unidos vaya a ser más sensible ante sus protestas, aunque el presidente electo Barack Obama hizo declaraciones durante la campaña que parecían mostrar que tendrá una estrategia de mano dura hacia los integristas de la zona fronteriza.