Público
Público

Supuestos narcos laceran el corazón de sus víctimas en Cancún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Supuestos narcotraficantes asesinaron a seis personas en el balneario mexicano de Cancún y destrozaron el corazón de al menos tres de ellas, en medio de una ola de violencia de los cárteles de la droga que afecta sobre todo al norte del país, informaron el lunes las autoridades.

Los seis cuerpos, cuatro hombres y dos mujeres, fueron hallados en una cueva sobre una carretera federal a las afueras de Cancún con la letra "Z" marcada en el pecho, la marca del sanguinario cártel conocido como los Zetas, agregaron las autoridades.

"Murieron por asfixia, se encontraban atados de pies y manos, con signos de tortura y al menos tres de ellos fueron lacerados post mortem, destrozándoles el pecho y el corazón donde fueron marcados con una letra 'Z'", dijo Francisco Alor, fiscal del estado de Quintana Roo, a una radio local.

La violencia del narcotráfico ha aumentado desde 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una guerra frontal contra los cárteles con militares y policías.

Desde entonces, narcotraficantes utilizan formas cada vez más crueles para deshacerse de sus víctimas como la decapitación o colgar cadáveres de puentes en un intento por amedrentar a sus rivales, asegura el Gobierno.

Cancún, el centro turístico que genera más ingresos por este concepto en México, permanecía a salvo de la ola de violencia hasta hace un par de años.

En febrero de 2009 fue asesinado un general del Ejército que había sido nombrado hacía poco asesor del municipio.

A finales de mayo el alcalde de Cancún, Gregorio Sánchez, fue detenido bajo cargos de lavado de dinero y de complicidad con los Zetas y el cártel de los Beltrán Leyva, ex aliados del cártel de Sinaloa, que dirige Joaquín "el Chapo" Guzmán, el capo narco más buscado del país.

Sánchez era también candidato a gobernador de Quintana Roo por la formación de izquierdas Partido de la Revolución Democrática (PRD) para las elecciones estatales del 4 de julio. Su candidatura quedó sin efecto tras el arresto.