Público
Público

Suramérica crea el embrión de la futura OTAN del continente

Dirigentes de los 12 países del Cono Sur fundan un consejo de Defensa común (CDS)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha vuelto a mover un peón fundamental en el tablero latinoamericano: el de la Defensa conjunta. Aunque de forma imprecisa y con grandes dudas sobre su viabilidad a medio plazo, Lula logró ayer, en Santiago de Chile, arrancar ayer a los ministros de Defensa de los 12 países que forman América del Sur un acuerdo de mínimos para lanzar el Consejo de Defensa Suramericano (CDS), un organismo destinado a fomentar la cooperación y el diálogo entre las fuerzas armadas de la región.

Una OTAN suramericana aunque con algunas diferencias. La más importante es que no aspira a configurar una fuerza militar conjunta sino que su ambición es estimular la integración regional en materia de seguridad. En el fondo subyace el conflicto fronterizo entre Colombia y Ecuador tras el bombardeo ordenado por Bogotá hace un año contra un campamento móvil que tenía la guerrilla colombiana en territorio ecuatoriano.

La lucha contra el tráfico de armas y de drogas ha quedado fuera de la agenda de esta primera reunión. La exclusión de estos dos asuntos claves en la estabilidad de Suramérica Colombia es el principal exportador de cocaína del mundo y el único país de la región que mantiene un conflicto armado dentro de sus fronteras ha generado pesimismo en algunas delegaciones presentes en la cumbre, como la venezolana y la ecuatoriana.

En declaraciones a la BBC, el profesor de la Universidad San Carlos de Sao Paulo, Marco Antonio Villa, se cuestionaba la viabilidad del CDS si no se combate el flagelo del narcotráfico. 'Es el principal problema de América del Sur. Entonces, ¿para qué se crea una institución que no pueda resolverlo?', señaló.

El ministro de Defensa de Chile, José Goñi, aseguró poco antes del inicio de la cumbre que la resolución o prevención de conflictos binacionales no está aún en la agenda del CDS, pero 'son temas que hay que dejar abiertos a la unanimidad'. El Consejo se enfrenta a fricciones fronterizas y al hecho de que la IV Flota Naval de EEUU ha empezado a surcar las aguas del continente suramericano.

El Consejo de Defensa Suramericano (CDS) es un sueño del brasileño Lula. Pero no es nada inocente. La mayoría de los expertos considera que el presidente brasileño busca apoyos para obtener un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU. El problema es la operatividad de un Consejo sin capacidad política ni militar para resolver conflictos como el de Colombia con Venezuela. O el de Bolivia con Chile.