Público
Público

Suu Kyi rinde tributo a los mojes que protestan contra la Junta Militar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La líder del movimiento democrático, Aung San Suu Kyi, saludó hoy en el umbral de la puerta de su casa de Rangún, en la que cumple arresto domiciliario desde mayo de 2003, a los monjes budistas que desde hace seis días se manifiestan de forma pacífica contra la Junta Militar de Birmania (Myanmar).

Con una blusa amarilla, Suu Kyi, quien desde hacia varios años no era vista en público, salió hasta la puerta de su residencia en la céntrica avenida Universidad y rindió tributo a los monjes que sobrepasaron la barricada montada por la Policía, mientras recitaban el salmo de "metta sutha", las palabras de Buda para fraternidad.

Los agentes de los cuerpos de seguridad, con cascos y provistos de armas de fuego, según dijeron testigos a la radio DVB, de la disidencia birmana, tomaron posiciones frente a la vivienda de Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz en 1991 por su lucha pacífica a favor de la democracia.

Tras los monjes, varios cientos de civiles formaron una barrera para proteger a los monjes, que ya en 1988 fueron los instigadores de la revuelta popular que acabó con la matanza de miles de activistas democráticos a manos de los soldados.

"Que tengas salud" y "que pronto seas liberada", fueron algunas de las consignas que gritó la gente concentrada ante la vivienda de la líder del la Liga Nacional por la Democracia (LND), la única formación política opositora que resiste a la presión de la Junta Militar.

Suu Kyi, con el rostro pálido, conversó durante algunos minutos con el monje que lideró la marcha, antes de meterse de nuevo en su casa de estilo colonial británico y recibida en herencia tras la muerte de su madre, que fue embajadora de Birmania en India.

El breve encuentro de los monjes con Suu Kyi, hija del asesinado general Aung San, considerado el héroe de la Independencia de Birmania, simboliza la solidaridad de al menos parte del monacato con las fueras de la oposición.

En torno a un millar de monjes budistas que se manifestaron de manera pacífica en Rangún, la mayor ciudad de Birmania, desfilaron ante la embajada de China, país que consideran el principal apoyo de la Junta Militar.

Los bonzos se pararon ante la delegación diplomática china, sin plantear demandas, aunque si dedicaron un cántico "de amor y bondad".

La manifestación ante la embajada china se produce en una jornada en la que unos 10.000 monjes budistas se congregaron en varias ciudades birmanas de forma pacífica para exigir disculpas al Gobierno por la agresión a varios bonzos a principios de mes.

Las marchas, en la sexta jornada de manifestaciones de los monjes budistas birmanos, comenzó con una concentración de unos dos mil religiosos frente a la pagoda de Eintawyar, en la ciudad de Mandalay (centro).

A la manifestación se unieron posteriormente varios miles de bonzos y monjes mas procedentes de otras pagodas, con incidentes similares en la antigua capital, Rangún.

La protesta sigue a la concentración el viernes de unos 3.000 monjes en la vieja capital birmana.

Los monjes iniciaron sus protestas ante la negativa del Gobierno a ofrecer una disculpa pública por los maltratos sufridos el pasado 5 de septiembre por los bonzos del monasterio de Pakokku a manos de los agentes antidisturbios durante una manifestación pacífica

Un día después de aquellos sucesos, el Gobierno autorizó a los cuerpos de seguridad el uso de armas de fuego para disolver las manifestaciones, que desde hace más de un mes se suceden en distintas partes del país, y que comenzaron a raíz de la subida del precio de los combustibles.

Más de un centenar de personas han sido detenidas por la Policía y el Ejército desde que comenzaron las protestas a causa del alza en el precio de los combustibles en agosto pasado, y organizadas por la LND y la Generación de Estudiantes del 88, grupo fundado en honor del levantamiento estudiantil de 1988.

En Birmania no se celebran elecciones legislativas desde 1990, cuando Suu Kyi, al frente de la LND, consiguió una victoria abrumadora, resultado que nunca ha sido acatado la Junta Militar.