Público
Público

Tadic dice que se pagará un alto precio por la independencia de Kosovo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Serbia, Boris Tadic, reiteró hoy la oposición de Belgrado a la independencia de su provincia meridional de Kosovo y advirtió del alto precio que pagará la comunidad internacional si respalda las aspiraciones secesionistas de Pristina.

En un discurso en la cena inaugural de la Conferencia de Seguridad de Múnich, Tadic sostuvo que la partición de Serbia en contra de sus deseos sentaría un precedente peligroso y supondría una amenaza a la estabilidad en Europa.

"El resultado será una escalada de los conflictos existentes, la reactivación de conflictos durmientes y la instigación de conflictos nuevos", señaló.

Tadic rebajó ese escenario catastrofista afirmando que aún hay tiempo para evitar la tragedia y añadir peligros a un periodo de turbulencias globales, tras lo que apeló a nuevas negociaciones.

"Necesitamos negociaciones serias sobre Kosovo, negociaciones para proteger a los serbios en Kosovo, para proteger nuestros lugares sagrados y para construir una sociedad estable, democrática y multiétnica en nuestra provincia sur", dijo.

Tadic añadió a esa lista "la necesidad de negociaciones serias para dar continuidad a la presencia en Kosovo de la comunidad internacional", una advertencia directa a la misión civil y policial que la Unión Europea se propone enviar a ese enclave albano-kosovar.

"Agradecemos los deseos de la UE de incrementar su presencia en nuestra provincia sur de Kosovo (...) pero cualquier acción nueva de la comunidad internacional allí debe contar con el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU", destacó.

Rusia, aliado y protector de Serbia, ha advertido de que en el supuesto de que la comunidad internacional, es decir, la UE y Estados Unidos, legitime la independencia de Kosovo, vetará en el Consejo de Seguridad cualquier misión que se quiera llevar a cabo.

Eso privaría a la UE del marco jurídico deseable para desarrollar esa misión.

Tadic insistió en una solución negociada al estatuto futuro de Kosovo y afirmó que "la democracia serbia es garante para la estabilidad y el patriotismo serbio parte de esa solución".

"La solución óptima para todos en Serbia, incluido Kosovo, es el ingreso en la UE", señaló.