Público
Público

El talante conciliador de Caamaño calma a los jueces

El nuevo ministro de Justicia, que se reunirá la próxima semana con los jueces, asume algunas de sus principales reivindicaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nuevos aires corren por el ministerio de Justicia. Francisco Caamaño se ha comprometido con las asociaciones judiciales a asumir a corto plazo algunas de las principales reivindicaciones de los jueces, a las que su antecesor, Mariano Fernández Bermejo, había cerrado la puerta.Caamaño, se reunirá con las asociaciones judiciales la próxima semana, tras un primer contacto informal mantenido ayer, para abordar las reivindicaciones de la carrera, que protagonizó hace casi un mes su primera huelga.

Tras la salida de Mariano Fernández Bermejo, ha explicado el portavoz de la asociación judicial Francisco de Vitoria, Marcelino Sexmero, las asociaciones 'hemos dado un voto de confianza' al nuevo ministro para que tome posesión de su departamento. En estos momentos 'tenemos una ilusión bastante grande sobre el futuro', sentencia.

Caamaño mantuvo ayer reuniones informales con las cuatro asociaciones por separado. En esta primera toma de contacto 'informal'el nuevo ministro les ha trasladado su intención de eliminar el ascenso forzoso, impulsar medidas para favorecer la conciliación familiar, mantener la agenda de señalamientos en manos del juez y crear 220 plazas de jueces al año.

La próxima semana todas estas propuestas podrán concretarse con más detalle en la reunión que el ministro de Justicia tiene previsto mantener con los representantes de las asociaciones de jueces.

De momento, la disposición al diálogo del ministro y la acogida que han encontrado las demandas de los jueces en Caamaño, ha desactivado parte del malestar existente en la carrera judicial, lo que hace más difícil pensar que pueda llevarse a cabo la segunda huelga que las asociaciones anunciaron para el próximo 26 de junio.

Aunque por ahora no han retirado la advertencia de movilizaciones, los jueces reconocen que Francisco Caamaño, ha traído un nuevo talante al Ministerio de Justicia que puede favorecer el entendimiento.

Si el ministro cumple las expectativas que las asociaciones han depositado en él, ha dicho Sexmero, y se produce una 'negociación sincera' que avance lo suficiente de aquí a mayo y se entiende que existe un 'compromiso verdadero' por parte del Gobierno en la reforma de la Justicia, no sería necesario acudir a la huelga anunciada para junio.

'La huelga del 26 de junio no está convocada, es un mero anuncio que se hizo por parte de las asociaciones; esperemos que no tenga lugar si las cosas funcionan y la negociación va viento en popa', ha confiado el portavoz de Francisco de Vitoria, que considera que la fecha 'está lo suficientemente lejos para que por ahora no pensemos en ella. Esperemos hasta mayo'.

Respecto a la influencia del anterior ministro en la huelga del 18 de febrero, Sexmero ha considerado que 'Bermejo no era el problema, una persona nunca puede ser el problema, pero efectivamente no los solucionaba'.  Además de la reunión con el ministro, las asociaciones judiciales han sido convocadas la próxima semana, el martes 17, a un encuentro con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).