Público
Público

"El talento que hay ahora en la selección no se repetirá nunca"

Hierro. Director Deportivo de la Federación Española. El ex jugador analiza el estado de todas las categorías de la roja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En vísperas del sorteo del Mundial de Suráfrica, Fernando Hierro, director deportivo de la Federación Española de Fútbol, explica su labor, la controversia suscitada por haber escogido seleccionadores de su entorno más cercano y repasa la actualidad de la selección absoluta.

¿Ha escogido amigos para dirigir a las categorías inferiores y a la absoluta?

Si alguien piensa que voy a escoger a un seleccionador por amistad es que no me conoce ni a mí ni la responsabilidad de mi cargo. Pero parece ser que el director deportivo nunca está en lo bueno, que está por ahí en un área perdida, no se sabe dónde, pero que sí está cuando los resultados son malos. Podría haber dicho: 'Piqué, Busquets y Mata, al Europeo sub 21 porque quiero ganar ese torneo'. Sin embargo, decidí que, si estamos aquí para formar jugadores para la absoluta, era Del Bosque quien se los debía llevar a la Copa Confederaciones. Los tres ya se han consolidado con la absoluta.

¿Prefiere formación antes que resultados?

Ahora, eso sería muy fácil de decir. Sonaría hasta bien, pero nuestra mentalidad es que sigan saliendo jugadores y, si puede ser ganando, mejor.

Pero los nuevos seleccionadores caen en las primeras fases.

Karanka está con los sub 16, que no es una categoría que tenga competición. Además, apoyado en Ginés, que lleva ocho años aquí y es en el que yo me he apoyado para organizar las categorías inferiores. De los 19 a los 21 años, edad de mayor exigencia competitiva y de rendimiento, escogí un seleccionador como Milla, con un gusto futbolístico, con experiencia en Primera y que ha entrenado a la cantera del Valencia. Para los sub 21 está López-Caro, que ha entrenado a las categorías inferiores del Mallorca, a las del Madrid e incluso al primer equipo blanco. Escogí entrenadores que han tocado cantera y élite.

¿Van a mantener el estilo de la absoluta en los pequeños?

Esa pregunta es fácil de contestar ahora, porque antes no teníamos estilo. Ahora pedimos que las selecciones inferiores jueguen como la absoluta, pero el talento que hay no se va a repetir nunca. Por filosofía, por el perfil del jugador español, siempre nos vamos a asemejar a la absoluta: nos gusta tener el balón, tenemos vocación ofensiva e intentamos hacer todo desde el balón, pero jugar como ellos siempre es muy difícil.

¿Cómo es la relación con los clubes?

Hemos hecho mucho para que fluya la información y obtengamos las mejores soluciones: que los médicos hablen con los médicos, los fisios con los fisios...

Pero, a veces, chocan intereses.

No es justo que cada vez que España juega un miércoles, los jueves se analicen los minutos que disputan los jugadores de cada club como arma arrojadiza.

Cuando surge un caso como el de Asenjo y De Gea, los dos porteros del Atlético que pretendían llevar al Mundial sub 20, ¿no faltó comunicación?

El conflicto es que nosotros vamos a un Mundial sub 20 al que nadie le quiere dar importancia. Como director deportivo tomo una decisión: o me voy con los 12 o 14 jugadores que juegan em Primera o voy con jugadores de Segunda o Segunda B . ¿Por qué? Porque lo que no puedo es llevarme los de un equipo y los de otro, no. Entre De Gea y Asenjo, nuestro entrenador de porteros dice que es a Asenjo, por edad, al que mejor le viene acudir al Mundial. El día que te eliminan, las categorías inferiores son un desastre pero antes, queríamos acudir sin nadie.

¿Qué porcentaje de jugadores se les escapa?

Tres o cuatro jugadores por generación, pero eso no significa que tengan las puertas cerradas. Busquets es un ejemplo.

Que Guardiola haga debutar jugadores tan jóvenes favorece a la selección.

Estamos encantados con Guardiola y que sus jugadores debuten tan pronto en Primera.

¿Temen que la euforia se dispare con el Mundial?

Tendremos que ejercer de bomberos muchas veces. Nuestra obligación es mantener la sensatez. A un Mundial van Italia, Brasil, Alemania, Inglaterra, Argentina...

Cuando eligió a Del Bosque, ¿tenía algún miedo?

No, porque si hay un tío en este país con una psicología deportiva fuera de lo normal y con una mano de seda para conducir a un grupo ese es Del Bosque.

Comparado con Luis, para usted Del Bosque es un bálsamo.

Con cualquiera que venga no voy a tener un día a día tan bueno como con Vicente. Evidentemente, mi día a día con Luis no va ser como con Del Bosque, pero igual sucedería con otros.

¿No le cede Del Bosque demasiado espacio?

Con él doy un paso a la derecha; entiendo que es la máxima figura.

¿Y en el caso de Navas?

El que se tiene que apuntar el tanto es el jugador. Hemos hecho las cosas con tranquilidad, con el club y con sus médicos. Ese es mi trabajo, mi labor como director deportivo. Es el propio Vicente el que me dice: '¿Has hablado con Navas?, ¿has llamado a Torres y a Benítez?' Ese desgaste no lo tiene que tener un seleccionador. Con Luis también lo hacía. Parece que sólo trabajo cuando estoy en el palco porque juega la absoluta.

¿No hay miedo a que la concentración del Mundial le pase factura a Navas?

Eso no se puede saber. Él ha dado paso muy importante en su vida personal, primero, y deportiva, después. Lo demás no importa, el resto estamos para aplaudirle su decisión.

¿El tema de Raúl ya está superado?

Es un jugador al que seguimos como todos. Ya dije que Raúl es amigo mío, pero yo no hago las convocatorias. A lo mejor había gente que dudaba y que me estaba esperando.

¿Cuál es el peso de Iker?

Lleva al grupo de una forma con la que estamos encantados. Está maduro, se nota en la naturalidad de su día a día.

¿No extraña que Valdés no acuda a la selección?

Es un portero extraordinario, pero también reconocemos que en España están cuatro o cinco de los mejores del mundo. Es una decisión técnica del seleccionador.

¿Cómo ve las opciones de organizar un Mundial?

Con mucha ilusión, sería extraordinario para España

¿Villar es la gran baza?

Es vicepresidente de UEFA y FIFA y ya se vio el respaldo que tiene en el Centenario, con la presencia de Blatter y Platini.

¿Se es injusto con Villar?

Es un gran desconocido, tengo la sensación de que es un hombre con una preparación fantástica, ha luchado mucho por el fútbol español.

¿Villar toca las teclas que no supo tocar Madrid 2016?

Es un Samaranch del fútbol. Es un diamante, en España tenemos que aprovecharle más.

¿Hay posibilidad de jugar un partido en el País Vasco?

Es un tema que pasa muy por encima de mi área deportiva. Lo principal es que vayamos donde quieran vernos. Además, mientras más toquemos ese tema, peor.

¿Qué piensa sobre los jugadores que se doblan las medias y tapan la bandera de España?

Yo he jugado 89 veces con la selección y no sé ni cómo me ponía las medias.

¿Es consciente de que este ciclo ganador se acabará?

No nos podemos parar aquí. Cuando nos reunimos todos los seleccionadores miramos todo lo que viene por detrás puesto por puesto.

¿Le preocupa más el futuro que el presente?

Sí, ahora mismo la media de la absoluta es de 24 años y medio y eso es un colchón para trabajar. Mi labor es que si viene un jugador nuevo de abajo esté preparado según nuestra cultura de trabajo.

¿Cómo los educan?

Cuando un jugador viene aquí sabe que los entrenamientos los están viendo el seleccionador absoluto y el director deportivo. Él sabe que toda la Federación está detrás de él. De la foto de ahí fuera (un retrato de los campeones de la Eurocopa), quitando a Senna, todos han pasado por las selecciones inferiores y han ganado algo.

¿Ha cambiado la mentalidad del joven español?

Ahora vienen más preparados, más protegidos por la familia, los representantes.

¿No es malo que tengan representantes siendo tan jóvenes?

No es ni bueno, ni malo, pero yo he tomado una decisión: mientras sea director deportivo los representantes no pueden ver los entrenamientos. Nada más llegar yo, en un entrenamiento de la sub 16 había 60 representantes, uno del Arsenal, otro del Chelsea, del Madrid, del Barcelona Son menores de edad y hay que protegerlos.

¿La Copa Confederaciones fue un toque de atención?

Todo el mundo pensaba en la final con Brasil y no en Estados Unidos, que llevaba tres meses preparándose y con un estado físico excepcional. Eso es lo que nos vamos a encontrar en un Mundial: puedes tener cinco ocasiones, te llegan una vez y te echan. Para ganar el Mundial habrá que irse a una prórroga o a una o dos tandas de penaltis.

¿No es más difícil gestionar el éxito que el fracaso con los chavales?

Lo que hay que gestionar es el ego, porque aquí vienen los 18 mejores de España. Donde mejor me lo paso es cuando entrenamos con los sub 16 por primera vez y yo me pongo el chándal con ellos. A los cinco minutos hay que frenarles y decirles que les conocemos, que les hemos visto jugar en sus clubes, que estén tranquilos y no se den golpes. Hay que parar los entrenamientos cinco veces por la tensión y la ilusión con la que se emplean. Para mí eso no tiene precio, ni la absoluta me llena tanto.

¿Cuál es la parte dura?

Cuando descartas a un chaval. Sabemos que hay jugadores que no rinden la primera vez, por eso damos siempre una segunda oportunidad. Si a mí sólo me hubieran dado una oportunidad no hubiera llegado donde llegué; a mí me echaron del Málaga. Tenía que haberme vuelto a mi pueblo, pero tuve una segunda oportunidad en el Valladolid.

¿Qué carencias aparecen en los puestos de las categorías inferiores?

Echamos de menos a jugadores de banda.

¿Qué explicación tiene?

En la forma de trabajar de los clubes. Ahora los interiores van más al medio y se sube con los laterales. Yo a los equipos no les puedo decir nada, pero sí a los entrenadores de las territoriales, a los que les decimos que de banda y de laterales estamos tiesos. Por ejemplo, en la sub 21 tenemos que utilizar zurdos en la derecha. Ahora salen todos los pequeñitos muy buenos técnicamente, porque en España desde hace 12 años se entrena con espacios reducidos y salen jugadores que piensan rápido y tocan muy bien, lo que hace el Barça.