Público
Público

"Talento y huevos: ese es Javier Bardem", sostiene Iñárritu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Javier Bardem y Alejandro González Iñárritu, que regresan a los Óscar con "Biutiful" diez años después de la primera candidatura de ambos, dijeron hoy que quieren disfrutar de la gran fiesta del cine, independientemente de si resultan ganadores o no.

"Talento y huevos: ese es Javier Bardem", fue como definió el mexicano al español. "El denominador común de su obra es el trabajo tremendo de sus actores", le devolvió el intérprete durante una charla con medios de ambos países en una abarrotada sala del hotel Mondrian, en Sunset Boulevard (Los Ángeles, California).

A ambos les une "Biutiful", nominada como mejor película extranjera, trabajo que le reportó a Bardem una candidatura como mejor actor para la ceremonia del próximo domingo en el Teatro Kodak.

A pesar de la lluvia y el frío, la pareja se mostró de lo más accesible y recordaron los diez años que han pasado desde que resultaran nominados por primera vez (por "Antes que anochezca" y "Amores perros", respectivamente).

"Siempre es un subidón estar presente entre los nominados", admitió Bardem. "A mí lo que más me ilusiona es poder hablar con el resto de los actores y decirles, dentro de esta gran locura, lo importante que es su trabajo para mí. Es gente que admiro y respeto", comentó el actor.

"Luego está todo el circo de alrededor; da igual las veces que lo hagas, siempre estás sobrexcitado. No es una situación muy natural, pero es muy bonita", admitió.

El mexicano reconoció que todo lo que rodea al Óscar "es excitante" y admitió estar "doblemente alegre" por el hecho de que una película en español haya obtenido el reconocimiento en la categoría de filme extranjero y como mejor actor para Bardem.

"Es la primera vez, algo sin precedentes. Siento un orgullo brutal", apuntó.

Bardem, que suma su tercera candidatura a estos premios, aseguró que vive este reconocimiento con "alegría y excitación, pero también con distancia".

"Hace diez años todo era nuevo y profundamente inesperado; no podía poner esa distancia y eso hace que lo disfrutes más aún. Pero ahora he invitado a 11 colegas de toda la vida y familiares de España, así que locura hay. Los traigo para que se diviertan", declaró divertido.

Iñárritu vuelve a competir por el Óscar tras rozarlo con "Amores perros" (2001) y "Babel" (2007), rodada en inglés, que compitió por la estatuilla dorada a la mejor película y al mejor director.

"No creo que me deban nada", manifestó. "He aprendido a perder con una sonrisa. Si no lo recibo, no pierdo. Simplemente no lo gané, que es distinto", dijo sobre su filosofía a la hora de afrontar la gala.

El actor, con traje negro y camisa azul marino, también tuvo tiempo para analizar su carrera en Hollywood.

"Si lo miro y lo evalúo es bastante curioso. Que haya tenido tanto apoyo de la industria y tanta y tan buena aceptación sin haberlo perseguido, es lo más relevante. Nunca decidí hacer las maletas y venir. Sucedió como accidente y ha ido bastante bien. Toco madera. Trataré de hacerlo lo mejor posible, con mis errores y aciertos", afirmó.

Por su parte, Iñárritu, nacido en Ciudad de México, aseguró que trabajar con Bardem fue "una experiencia brutal". Y muy arriesgada, ya que decidió escribir el papel de Uxbal (algo que tardó en completar casi dos años) con él en mente sin saber siquiera si lo aceptaría.

"Cuando dijo que sí se convirtió en mi socio. Su actuación es histórica por su profundidad, complejidad y valentía. Es capaz de expulsar la verdad. Se lanzó sin paracaídas", apuntó.

Bardem agregó que, en caso de darse el "milagro" y ganar el Óscar (Colin Firth es el favorito por "The King's Speech", se lo dedicaría a las mismas personas a quienes les dedicó el Goya.

"Aquel premio me llegó hondo. Me hizo sentirme confiado y apoyado. Y repetiría la dedicatoria porque tengo muy presente a quien está conmigo", en alusión a su esposa, la española Penélope Cruz, y su hijo recién nacido.

Al actor, además, se le preguntó al final por su reciente paternidad, y, sin mayores explicaciones, respondió: "Es un gran momento. Estoy muy feliz".