Público
Público

Los talibanes afganos se atribuyen el éxito de la retirada de la OTAN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los talibanes se felicitaron hoy, al cumplirse una década de la ocupación de Afganistán, del éxito de su "guerra santa", a la que atribuyeron el inicio de la retirada del país de las fuerzas extranjeras lideradas por EEUU.

"La intención de ocupación permanente fue cambiada hacia una retirada de esta tierra", subrayó el movimiento integrista islámico en un comunicado, citado por la agencia local AIP y difundido con motivo del décimo aniversario de la invasión estadounidense.

Los insurgentes argumentaron que su "alta moral", "la fe en Alá" y "los grandes sacrificios" permitieron durante estos años mantener "viva la Yihad (guerra santa)" que finalmente ha forzado la salida de las tropas aliadas.

"Una estancia prolongada de las tropas de EEUU no aportará ningún resultado sino más gastos, errores y humillación", amenazaron.

También se pronunció este viernes el presidente afgano, Hamid Karzai, quien reconoció que su Gobierno y la OTAN han fracasado en garantizar la seguridad de la población.

En una entrevista con la BBC, Karzai consideró que la inseguridad es consecuencia de la estrategia militar aplicada en los primeros años del conflicto bélico y del fracaso en controlar a los talibanes, que buscaron cobijo en las áreas tribales de Pakistán.

"Lo hemos hecho muy mal en garantizar la seguridad a la población afgana y ese es el mayor defecto de nuestro Gobierno y de nuestros socios internacionales", admitió el presidente afgano.

EEUU invadió Afganistán hace una década después de que el régimen talibán del mulá Omar se negase a entregar a Osama Bin Laden tras los atentados del 11 de septiembre.

El líder de Al Qaeda murió el pasado mayo en una operación unilateral de fuerzas especiales estadounidenses en el vecino Pakistán y poco después, en julio, las tropas de la OTAN -unas 130.000 actualmente- iniciaron su retirada gradual de Afganistán.

Este proceso, que va acompañado de la transferencia de la responsabilidad de la seguridad a las fuerzas afganas, debe concluir en 2014, si se cumplen los plazos previstos.

De acuerdo con un reciente informe de la universidad estadounidense de Brown, el conflicto ha ocasionado hasta la fecha entre 34.000 y 46.000 muertos (cifra que incluye afganos y extranjeros), de los que unos 14.000 son civiles.

En estos años han fallecido 2.753 soldados internacionales, más del 60 % de ellos desde 2009, año a partir del cual se recrudeció el conflicto.

Las provincias más conflictivas para la Alianza Atlántica han resultado ser, por este orden, Helmand, Kandahar y Kunar, ubicadas en el arco suroriental del país fronterizo con Pakistán, donde predomina la etnia pastún y propia de los talibanes.

Además de al tradicional movimiento talibán del mulá Omar, la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) se enfrenta en el país asiático a una serie de grupos yihadistas y facciones insurgentes situadas en su órbita, como la red Haqqani.

Esta organización se ha destacado en los últimos tiempos como una de las más activas, y Washington ha criticado su supuesta vinculación con el aparato de seguridad de Pakistán, cuyo Gobierno es en teoría aliado de EEUU en la guerra contra el terrorismo.

En declaraciones a la cadena afgana "Tolo Tv", el principal portavoz de la ISAF, Carsten Jacobson, reiteró hoy estas acusaciones y aseguró que la red Haqqani "está detrás de todos los últimos grandes ataques contra las fuerzas internacionales" en Afganistán.

"El ISI (servicios secretos paquistaníes) ha tenido a lo largo de estos años contactos con los Haqqani una y otra vez. Esto es algo que debe acabar", advirtió la fuente, que situó la base de operaciones del grupo en el vecino Pakistán.