Público
Público

Talibanes planeaban usar estadounidenses en ataques en Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los insurgentes talibanes habían planeado usar a cinco estadounidenses detenidos en Pakistán, quienes habían contactado con el grupo radical a través de Internet, para realizar ataques dentro del país aliado estadounidense, dijo el sábado un funcionario policial.

Usman Anwar, jefe de policía en Sargodha, donde los hombres fueron arrestados este mes, dijo que correos electrónicos también habían revelado planes para que los jóvenes hombres de Virginia viajaran a una planta de energía atómica pakistaní.

"Nosotros creemos que ellos debían ser utilizados dentro de Pakistán", dijo Anwar a Reuters a través de una llamada telefónica.

"En su último correo electrónico a los talibanes, hallamos que ellos mencionaron la Planta Nuclear Chashma y es por eso que iban (al distrito de) Mianwali", agregó.

Anwar rehusó entregar detalles, debido a que la policía aún está interrogando a los sospechosos.

El caso ha ilustrado lo fácil que es para cualquiera el buscar unirse a la Yihad a través Internet, una preocupante realidad para Pakistán, que ya lucha en terreno contra insurgentes talibanes.

Washington está presionando a Pakistán para que expulse a los milicianos en las zonas tribales junto a la frontera con Afganistán que atacan a las tropas occidentales. Pero es una exigencia delicada.

Los ataques de aviones estadounidenses no tripulados contra sospechosos de ser milicianos en suelo paquistaní han enfurecido a muchos paquistaníes.

Cinco hombres fueron arrestado en Sargodha, donde se encuentra una de las bases aéreas más grandes de Pakistán, a unos 190 kilómetros al sureste de la capital, Islamabad.

Los estadounidenses -dos de ascendencia paquistaní, uno egipcia, uno yemení y otro eritrea- no han sido acusados.

Se les encontró mapas e intentaban viajar a través del noroeste de Pakistán hasta un bastión de los milicianos de Al Qaeda y los talibanes en la frontera afgana, dijeron funcionarios.

Algunos analistas sostienen que el caso refleja una nueva estrategia de los milicianos, al intentar evitar medidas de seguridad más severas al crear redes a través de Internet.

La posibilidad de que los milicianos intenten atacar las armas nucleares de Pakistán alarma a las potencias occidentales, aunque analistas dicen que es muy improbable.