Público
Público

Los talibanes reciben a Clinton en Pakistán con una matanza

La insurgencia provoca el caos en la ciudad de Peshawar con una bomba en un mercado que ha matado a 90 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lo venían anunciando en las últimas semanas. La insurgencia se estaba haciendo fuerte en la ciudad paquistaní de Peshawar con una oleada de atentados en el mes de octubre. Y hoy la cosa se ha confirmado. Al menos 90 personas han muerto este miércoles en la ciudad paquistaní de Peshawar tras un atentado con bomba en el mercado de Peepal Mandi. Los canales de televisión paquistaníes ofrecieron imágenes de numerosas tiendas entre llamas y de vehículos destrozados por la detonación.

El ministro regional, Bashir Bilour, dijo además que la cifra de heridos se elevaba a 150. En lo que va de mes han muerto cerca de 300 personas en Pakistán a consecuencia del avance de los talibanes.

Los servicios de rescate creen que muchas personas se encuentran aún entre los escombros de algunos inmuebles cuyas estructuras se han derrumbado. Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona, mientras se trasladaba a las víctimas a un hospital de la ciudad.

El primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, ha condenado el atentado, según un comunicado oficial emitido por su oficina.

La ciudad de Peshawar, así como otros puntos del país, ha sido objetivo de varios ataques terroristas en las últimas semanas; el último tuvo lugar el pasado viernes en un barrio residencial de las afueras contra un restaurante, donde la explosión de un coche-bomba causó unos quince herido.

El Ejército paquistaní inició hace once días una operación a gran escala en la región tribal de Waziristán del Sur, considerada el principal feudo de la insurgencia talibán en el país, que ha reivindicado la mayoría de los atentados recientes.

El ataque coincide con la visita a Pakistán de la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien llegó hoy a Islamabad para reunirse durante los próximos tres días con las autoridades políticas y militares del país surasiático.

 La jefa de la diplomacia estadounidense dijo sobre el atentado que 'esta lucha no es sólo la de Pakistán. Los extremistas quieren destruir lo que nos es querido. Es también nuestra lucha. Estamos hombro con hombro con vosotros y os vamos a dar toda la ayuda que necesitéis para conseguir vuestro objetivo'.

Mientras que aplaudió las operaciones militares en Waziristán, aseguró que su Gobierno está comprometido a colaborar con Pakistán en otros ámbitos. 'Esperamos construir una relación basada en el respeto mutuo, Estamos unidos por intereses y valores comunes. Si trabajamos estrechamente, tendremos éxito', dijo.