Público
Público

El Tau altera los cuartos

Su derrota ante Olympiakos le hará cruzarse con el Barcelona sin el factor cancha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La previsión le enfrentaba al Real Madrid en cuartos de final de la Euroliga. Era la normalidad estadística del Tau, antes de su encuentro ante el Olympiakos. Con sólo un partido cedido en el Buesa Arena en toda la temporada, el equipo de Ivanovic aparecía con ganas de revancha ante el cuadro heleno para apoderarse de la moraleja que suponía su liderato de grupo: la ventaja en el factor cancha en el play off a cinco partidos. Sin embargo, como sucedió en Atenas, Olympiakos encontró esa grieta que obsesiona a Ivanovic en su búsqueda inagotable de la pefección. Con una defensa desajustada y sin argumentos en ataque, Papaloukas y los triples de Halperin alteraron el cruce de cuartos. Cuando Sergio Vidal y Teletovic quisieron aparecer, el resto del grupo aún estaba reflexionando sobre el sonrojo (31-46, min. 17).

En ese momento, el Tau había trastocado, una vez más, las cábalas que dibujan los banquillos de Madrid, Barcelona y el propio equipo vitoriano. Si al término del primer cuarto, el previsto enfrentamiento ante el Madrid había proyectado la imagen contraria. Los blancos habían recuperado el factor cancha ante los vitorianos y el liderato por la derrota momentánea del Barcelona en Israel (22-19). Hervelle sobresalíadespués de diez minutos anodinos de un Madrid que rebatía los triples de Jenkins y Wright con desgana.

Con el inicio del tercer cuarto, el Tau empezó a creerse la remontada. Cinco puntos seguidos de Vidal y un triple de Teletovic acercaron a los vitorianos a tan solo cinco puntos (52-58, min. 25) de Olympiakos. Sin embargo, de nuevo Haperin, Bourosis y Papaloukas siguieron aportando el descaro en el intercambio de canastas (62-70, min. 30).

Basile, sentencia en Israel

A esas alturas de noche, los puntos de Basile y el músculo de Vázquez escenificaban la solvencia del Barcelona en Israel. Su cómoda ventaja (55-66) defendía el liderato de grupo que le había arrebatado al Madrid hace una semana en el Palau. Los de Pascual esperaban, a falta de un cuarto, rival para cuartos: Tau u Olympiakos. El Madrid, mientras tanto, volvía a mostrar todas esas carencias que no hacen más que alimentar el debate sobre su irregularidad. Sin Pepe Sánchez, el castigado en la rotación de Plaza, los blancos no encontraron nunca el equilibrio entre la zona y su periferia. Cada uno se dedicó a hacer su partido para firmar el enésimo milagro, después de remontar cuatro puntos en el último minuto.

En Vitoria, el Tau quiso apuntarse a la misma heróica. Sergi Vidal ajustó el marcador (74-75, min. 35) hasta que Bourosis y Papaloukas cercenaron la catarsis vitoriana con un parcial de 0-5. La derrota construye un nuevo cruce de Ivanovic con su ex equipo, con los dos primeros partidos en un Palau que no le añora.