Público
Público

El Tau enseña el camino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tau Vitoria exhibió el buen momento que atraviesa en todos los frentes competitivos con una convincente victoria en una de las pistas más exigentes de la ACB, el pabellón Olímpico de Badalona, donde dio buena cuenta del DKV Joventut y conservó el liderato liguero.

Veinticuatro puntos del serbio Igor Rakocevic y veintiuno del hispano-brasileño Tiago Splitter asentaron los reales del cuadro vitoriano en el feudo verdinegro. Otro punto caliente de este asalto entre semana apuntaba a la visita del Bruesa GBC al Centro Insular de Deportes, de fiesta por el excelente arranque del Kalise Gran Canaria.

Pero la Liga es imprevisible y el Bruesa GBC ya ha demostrado que, pese a encontrarse en la parte baja de la tabla, está sobradamente asentado y capacitado para mostrarse en cualquier escenario. Los guipuzcoanos forzaron la prórroga gracias a una canasta y un tiro libre del estadounidense Bernard Hopkins (77-77), pero los canarios supieron prolongar durante el periodo añadido la reacción que les permitió levantar la contienda y, finalmente, resolver el pulso a su favor en un cara o cruz (96-92).

El resultado más trascendente de la novena jornada de la ACB, por las consecuencias que ha acarreado, surgió en Murcia. El 85-75 final ha desencadenado el cese de Manel Comas al frente del conjunto sevillano, que ha dejado a Angel Jareño y Rocky Jarana en la dirección técnica del colista. Los quince puntos de Chris Thomas, los veinte de Taquan Dean y los dieciséis de Chris Moss han acabado con el veterano entrenador.

Mejor suerte corrió otro técnico en el punto de mira. El croata Neven Spahija, relevo del griego Fotsis Katsikaris, ya consiguió que el Pamesa Valencia diera buena imagen en la pista del Unicaja en su debút como responsable del equipo valenciano. En su segundo encuentro, delante del público de La Fonteta, dejó sin argumentos a un Real Madrid que no termina de aclararse (82-66). El griego Lazaros Papadopulos, por enésima vez, no pisó el parqué,

Los blancos deben aclarar la situación de la plantilla para aspirar a algún premio en una temporada que el Unicaja, con Aíto García Reneses como nuevo patrón, afronta sin fisuras. El estadounidense Marcus Haislip lideró a un equipo que, ante la fiera oposición del Alta Gestión Fuenlabrada, supo sacar el armamento pesado a tiempo de solventar una salida siempre incómoda y mantenerse en la vanguardia del campeonato (83-89).