Público
Público

Las tecnológicas destacan en esfuerzo contra el cambio climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

International Business Machines, Dell e Intel destacan entre las compañías tecnológicas y de productos de consumo cuyas políticas están dirigidas a evitar el cambio climático, según un estudio difundido el jueves.

Ceres, una coalición de inversores centrada en preocupaciones medioambientales, encargó el estudio que evalúa la eficiencia de 63 compañías tecnológicas, de los sectores de productos de consumo, entretenimiento y fármacos a la hora de institucionalizar políticas cuyo objetivo sea reducir el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero.

IBM, Dell e Intel ocupan el primer, tercer y cuarto lugar de las compañías analizadas, mientras que la británica Tesco fue segunda. En el otro extremo las tiendas minoristas estadounidenses Abercrombie & Fitch, la cadena de café y donuts canadiense Tim Hortons y Burger King Holdings, la segunda cadena de hamburguesas del mundo.

Reducir emisiones de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero relacionado con el calentamiento global, se ha convertido en una prioridad para muchas empresas a medida que aumenta el consenso acerca de que bajo el mandato del presidente electo Barack Obama en Estados Unidos se adoptará un sistema por el cual se pondrá precio al carbono.

Los sectores que abarcó el estudio, que son menos abusivos con la energía que las empresas como las de generación eléctrica o de transporte, fueron elegidos porque es menos probable que tengan que someterse a regulaciones específicas sobre emisiones.

Las compañías de tecnología destacaron por su postura sobre hacer los productos energéticamente más eficientes. Ésta conlleva otros beneficios, haciendo los servidores más baratos para las empresas y permitiendo que los ordenadores portátiles tengan baterías más duraderas.

También han sido rápidos al adaptarse a tecnologías que pueden reducir su demanda de energía. Por ejemplo, más de 100.000 empleados de IBM trabajan a distancia en lugar de tener que desplazarse cada día a un puesto de trabajo, ahorrando así la energía que en caso contrario habría que gastar en su traslado.