Público
Público

Los Tedax explosionan un artefacto en un cajero de Vigo

A pocos metros de donde fue colocado el artefacto explosivo hay una escuela infantil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Ver mapa más grande

 

Los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax) han realizado una explosión controlada de un artefacto que había sido colocado en un cajero en una sucursal bancaria de la entidad Caixanova en la ciudad de Vigo. Los empleados de la entidad dieron la voz de alarma hacia la 8:30 horas, cuando se encontraron en el cajero automático de la entidad una lata de unas dimensiones de 10 por 15 centímetros con un cartel en el que se podía leer 'Peligro bomba'. La explosión controlada tuvo lugar hacia las 9.15 horas. Se trata de la segunda ocasión en el mes de julio en que una oficina de Caixanova resulta atacada.

Efectivos de los Tedax) recibieron hacia las 8.30 una llamada que alertaba de la presencia de una lata explosiva en el cajero automático de la entidad Caixanova situada en la calle Aragón, número 128, en la esquina con la calle Redomira, en la ciudad de Vigo. La Policía acordonó toda la zona para que los Tedax pudieran llevar a cabo la explosión controlada. La detonación provocó desperectos en la parte exterior de la oficina bancaria, en los carteles y en algunas cristalerías, que resultaron rotas. En el interior no se registraron demasiados daños, excepto en las paredes, que quedaron ennegrecidas por la detonación.

La zona permaneció acordonada hasta las 10.40 horas, cuando la Policía levantó el precinto, se restableció el tráfico en la calle Aragón y se permitió el acceso al garaje por parte de los vecinos. A pocos metros de donde fue colocado el artefacto explosivo se encuentra una escuela infantil cerrada por las vacaciones escolares.

Agentes de la Policía Científica han permanecido en el lugar tras la deflagración para tomar huellas y fotografías y evaluar los desperfectos ocasionados por la explosión.

Vecinos de la zona han explicado a los los medios de comunicación que antes de las 9.00 horas los agentes les advirtieron de que se metieran en sus casas y cerraran las ventanas. Los que aún dormían en ese momento confundieron el estruendo de la detonación con la carga de una obra que se realiza en las proximidades. Al asomarse la ventana se encontraron con el humo y cristales rotos.

El delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro, calificó de 'acto rechazable' la colocación de este artefacto y aseguró que confía en que se resuelva 'pronto' la autoría y sean puestos a disposición judicial los autores. También el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo condenó el suceso y manifestó su convicción de que Galicia 'no entiende' este tipo de acciones 'irracionales y fanáticas', 'cualquiera que sea su autoría', apostilló.

Esta es la segunda ocasión en que Caixanova es atacada en el mes de julio. El pasado día 9 fue incendiado un cajero también de Caixanova, en el municipio de Cangas (Pontevedra).

Una veintena de personas del edificio donde estaba ubicada la oficina fueron desalojadas por precaución. Tampoco en esa ocasión hubo heridos. Para provocar el fuego, que quemó el cajero y parte de la entrada de la sucursal, se empleó gasolina o algún líquido inflamable.

En Cangas existe una oposición vecinal a la construcción del puerto deportivo de Massó, que Caixanova financia, mientras que en este municipio se registró en 2007 la colocación de dos artefactos explosivos que en ese momento fueron vinculados con el grupo indepedentista Resistencia Galega.