Público
Público

Tejedor convierte en héroes anónimos a los cuidadores enfermos de Alzheimer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No son actores famosos, ni han pisado una alfombra roja en su vida, desconocen las entrevistas e ignoran el oropel de la fama, pero son los protagonistas de un emocionante documental, que se estrena hoy en el Festival de Valladolid, cuyo director, Óskar Tejedor, ha convertido en héroes anónimos.

El síndrome del 'burn out' o de las 'personas quemadas' es uno de los efectos colaterales que padecen las personas más próximas a los enfermos degenerativos, entre estos los afectados por el Mal de Alzheimer, que Óskar Tejedor ha plasmado en el documental "Cuidadores", que se presenta en la sección Tiempo de Historia.

Más de cuatro años ha invertido Tejedor (Telleriarte -Guipúzcoa-, 1968) en la gestación de una cinta que ha dedicado a la memoria de su padre, fallecido a causa del alzheimer, y que ha sido estrenada hoy en España dentro de la sección Tiempo de Historia de la 55 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

"No se trata de ningún documental científico, sino de la observación real y directa de algo que acontece con frecuencia a las personas que deciden hacerse cargo de enfermos degenerativos", ha explicado hoy a Efe Tejedor acerca del "conflicto emocional" que aqueja a esos seres queridos "en todos los órdenes".

Se ha valido para ello de siete casos reales que ha convertido en protagonistas de "Cuidadores", el cuarto documental de su trayectoria profesional y en cuya realización ha contado con el asesoramiento de profesionales clínicos en los terrenos de la neurología, psicología, medicina geriátrica y asistencia social.

Todos ellos, entre 30 y 82 años de edad y con la ciudad de San Sebastián como telón de fondo, "abarcan los abanicos posibles dentro de los cuidadores", tanto desde el punto de vista del parentesco como el estadio evolutivo de la enfermedad en cuestión, según ha explicado el cineasta.

"El desgaste físico y psíquico de los asistentes, sus tristezas y emociones ante el desarrollo del mal es algo que no percibe la sociedad, son voces mudas que no se oyen y que se afanan por decir algo", ha agregado Óskar Tejedor.

Sometidos a una intensa carrera de fondo, los familiares que más directamente se ocupan de los enfermos "luchan por equilibrar su sentimiento de amor hacia el ser querido con la vida personal", ha agregado.

Es el caso de una de las jóvenes protagonistas del filme, hija de una afectada y cuya vida se ve alterada por esa dedicación a tiempo completo, día y noche, hasta el punto de tocar la depresión como le ocurre a otra cuidadora, también de una madre pero en este caso nonagenaria y a la que se niega a trasladar a una residencia.

"Hasta que no te llega, no lo entiendes" o "Parece mentira, una mujer con tanta vitalidad..." son algunas de las frases que pronuncian esos cuidadores, algunos de los cuales se enfrentan al problema con una edad avanzada, sin apenas preparación y que les obliga a cambiar su rol tradicional.

Ancianos que cocinan, hacen la compra, limpian y asean a sus cónyuges en absoluta soledad también se puede apreciar en "Cuidadores", y a quienes la enfermedad de sus deudos se proyecta en ellos en forma de depresión y vidas truncadas por un acendrado sentimiento de culpabilidad.

El rodaje en ocasiones con cámara al hombro y planos muy próximos, con el fin de acentuar el dramatismo, figura entre los recursos fílmicos que ha utilizado Óskar Tejedor junto a la música y a algunos símbolos como los túneles de carreteras y los calendarios como metáfora del inexorable paso del tiempo.

Óskar Tejedor, ingeniero de formación, es un guionista y director independiente que cursó estudios de cine y televisión en Lille, París y Madrid.

"Cuidadores" es su cuarto documental después de "Balenciaga, permanecer en lo efímero" (2009), sobre la vida y obra del modisto Cristóbal Balenciaga; "Txalaparta, el eco de un pueblo" (2006) y "Ochumare: Orisha of the Rainbow" (2002).