Publicado: 04.12.2013 16:47 |Actualizado: 04.12.2013 16:47

Los tejemanejes de Montoro descabezan la inspección de la Agencia Tributaria

El jefe de los inspectores de Hacienda niega haber dimitido por presiones políticas. Dice que lo hace por "discrepancias" con últimos nombramientos. El presidente de la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado p

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ante el revuelo que ha causado su dimisión, el ya exdirector de Inspección Financiera y Tributaria de la Agencia Tributaria, Luis Jones, ha emitido un comunicado en el que aclara que su dimisión al frente de este departamento se debe a las "discrepancias" que en los últimos meses ha mantenido con el director del organismo, Santiago Menéndez, en asuntos que constituyen "ámbitos esenciales de decisión" del Departamento de Inspección.

Además, Jones indica que estas discrepancias están relacionadas tanto "con el fondo como con la forma" en la que se han resuelto por parte de la Dirección de la Agencia Tributaria determinados nombramientos y ceses de funcionarios en el área de Inspección.

Por último, aclara que su dimisión "no tiene relación alguna" con la actuación de la Inspección de Hacienda "en ningún expediente o caso concreto, ni con ningún intento de injerencia ni de carácter político ni de ningún otro tipo en las actuaciones de la Inspección".

La dimisión de Jones, uno de los miembros de la alta dirección de la Agencia Tributaria, se produce apenas unas semanas después de que se conociera el cese de una inspectora de la Delegación de Grandes Contribuyentes y la dimisión su jefe directo, Ignacio Ucelay, tras rechazar un recurso de reposición de la multinacional cementera Cemex contra una sanción tributaria multimillonaria.

Jones indica que las discrepancias con sus superiores están relacionadas tanto "con el fondo como con la forma"

Precisamente el nombramiento del sustituto de Ucelay es lo que habría motivado la dimisión de Jones. En este sentido, otras fuentes indicaron que Jones remitió ayer, martes, a sus subdirectores y directores regionales de Inspección un correo en el que les exponía los motivos de su dimisión, relacionados con el retraso de la sustitución de este alto cargo y el hecho de que la cúpula de la Agencia Tributaria no hubiera tenido en cuenta su opinión para elegir al sustituto.

De hecho, el propio Jones alude en su correo a discrepancias que se han agudizado en los últimos tiempos acerca de este nombramiento, así como a la imposibilidad de resolver la sustitución de este cargo en un plazo razonable de tiempo.

Luis Jones fue nombrado en enero de 2012 director del Departamento de Inspección Financiera y Tributaria por la anterior directora de la Agencia, Beatriz Viana. Inspector de Hacienda y especialista en fiscalidad internacional, con anterioridad estuvo destinado en la Delegación de Grandes Contribuyentes.

El presidente de la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado, Ransés Pérez Boga, también terció en la polémicas: pidió que los dos puestos más importantes de la Agencia Tributaria, su director general y el responsable del Departamento de Inspección, actúen de forma coordinada y con una dirección "única y firme" que no repercuta en los resultados de la lucha contra el fraude.

Para Pérez Boga no es admisible que entre ambos cargos, "los más importantes" de la Agencia Tributaria, existan este tipo de discrepancias, por lo que reclamó una mayor coordinación en el organismo, dada la importancia de fijar criterios comunes en cualquier aspecto que tenga que ver con la Inspección de Hacienda.

"Debe haber una dirección única, clara y firme contra el fraude", añadió el presidente de la organización de inspectores, quien, tras mostrar su respeto por la dimisión de Jones, consideró que los más altos cargos de responsabilidad de la Agencia Tributaria deben estar "coordinados" y tener "unicidad de criterios" en la lucha contra el fraude.