Público
Público

"Telecinco tiene el sambenito estúpido del sensacionalismo"

Tras 28 años en TVE, David Cantero inicia hoy una nueva etapa al frente de la edición de las 15:00 horas de Informativos Telecinco 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras 28 años en TVE, donde era uno de los rostros más conocidos, el periodista David Cantero (Madrid, 1961) inicia hoy una nueva etapa al frente de la edición de las 15:00 horas de Informativos Telecinco.

«Si TVE tiene buena financiación, puede pasar de la batalla de la audiencia»

¿Le costó mucho decidirse?

Sí. Me ha costado mucho desde que Pedro Piqueras me tentó por primera vez hace un año. Ya tengo una edad, y además estaba muy cómodo y me sentía muy querido en TVE. Siempre cuesta porque te preguntas para qué te vas a complicar la vida. Es un poco un salto al vacío, pero me va la marcha.

¿Por qué aceptó la oferta?

Me han motivado muchas cosas, no sólo el factor económico. En TVE pasar a las tres de la tarde, que para mí era un horario muy deseado porque tengo tres hijos, era complicado. No iba a presentar con Ana Blanco, y a Ana no la iba a mover nadie, por supuesto. Pero también tenía ganas de empezar algo nuevo. Es muy divertido y entusiasmante, aunque acojona. Ha habido días, tras saltar la noticia, que no daba pie con bola en el telediario, porque tenía mil cosas en la cabeza.

El estilo de Telecinco es muy distinto, y hay quien lo tilda incluso de sensacionalista. ¿Será difícil adaptarse?

Como presentador yo soy un profesional de la televisión pública desde que empecé. TVE tiene unos medios y una experiencia de todos conocida. Las privadas tienen otra manera de funcionar, que estoy empezando a conocer, pero desde fuera un telediario no es un informativo de las privadas porque en un telediario entran cosas que en otros, por tiempo, por corresponsales, por todo, no caben. Aquí hay un sambenito estúpido, el del sensacionalismo. Igual la información pura y dura es de 12 minutos en lugar de los 25 minutos de un telediario porque hay que meter otras cosas, pero lo importante para mí en la información de verdad es el rigor, la seriedad y sobre todo la independencia, y aquí la independencia está garantizada.

¿Qué opina de sus nuevas compañeras?

Con Marta Fernández he coincidido alguna vez, como en Berlín cuando cayó el Muro, y Sara Carbonero, a la que conocí el miércoles, me parece una chica encantadora y es una periodista deportiva absolutamente prometedora que tiene un componente de belleza, el beso, su novio... Pero cuando presentas en un plató de informativos todo eso queda fuera. Creo que voy a conseguir también muy buena química con ellas, pero siempre echaré de menos a María Casado, no lo puedo evitar.

¿Qué futuro le augura a TVE tras el cambio de modelo?

Yo quiero augurar un futuro maravilloso a la televisión pública porque aunque esté hoy trabajando en una privada voy a seguir defendiendo siempre la pública; es muy necesario que haya una televisión que pueda dar cabida a contenidos que las privadas, de forma muy lícita, no tienen por qué dar. Siempre le voy a desear lo mejor a la televisión pública, aunque creo que va a tener un futuro difícil por muchas razones. Lo deseable es que pueda seguir existiendo con financiación suficiente.

¿Y debe estar en la batalla por la audiencia?

Si la televisión pública tiene una buena financiación, puede pasar de la batalla de la audiencia, donde sí estaba antes porque tenía publicidad y tenía que conseguir anuncios. Pero en una empresa privada entre las prioridades debe estar arrebatar audiencia al contrario. Aquí hay que andar con el cambio de marchas más rápido.

¿Teme las audiencias?

No quiero vivir condicionado, pero voy a luchar por la audiencia, y vengo dispuesto a arrebatar puntos de share a quien sea, también a mis antiguos compañeros, aunque con la máxima honestidad y rigor.