Público
Público

Telefónica, muy cerca de hacerse con la operadora brasileña Vivo

Eleva a 6.500 millones su oferta y logra que PT la someta a votación de la junta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Telefónica está dispuesta a echar el resto para hacerse con Vivo, la operadora brasileña de telefonía móvil que comparte con Portugal Telecom (PT), y ayer dio un paso de gigante para lograr su objetivo. La compañía española elevó su oferta inicial (5.700 millones de euros) por la participación de PT en Vivo, hasta 6.500 millones de euros. Es decir, un 15% más. Consiguió así un cambio de actitud en el grupo portugués, cuyo consejo de administración se reunió de urgencia y decidió convocar la junta de accionistas para que sea quien decida si se vende o no Vivo. No obstante, el máximo órgano de gobierno de la operadora portuguesa no se mostró totalmente a favor de la oferta, porque a su juicio no refleja el verdadero valor de la participación.

Aun así, con esa decisión, Telefónica consigue lo que había pedido desde el primer momento: que sean los accionistas y no el consejo quien tome la decisión, entre otras cosas porque tiene un 10% de las acciones de PT.

Además, en la última semana, representantes de dos accionistas clave de PT, el Banco Espirito Santo (BES) y la Caixa Geral de Depósitos (CGD), que tienen un 9,1% y un 7,9%, respectivamente, del primer grupo luso de telecomunicaciones, han dado a entender su disposición a vender Vivo si Telefónica elevaba su oferta. La frase, en ambos casos, fue la misma: 'En esta vida, todo tiene un precio'.

La CGD está controlada por el Estado portugués, lo que indicaría un cambio de actitud del Gobierno luso, que, aunque sólo tiene un 2,4% de PT, mantiene la acción de oro (derecho de veto) en la empresa. El resto del accionariado de PT está en manos de capital no portugués, sobre todo, fondos estadounidenses, a los que Telefónica confía convencer.

Además de elevar el monto de la operación, Telefónica incluyó en las nuevas condiciones una oferta para retirarse del accionariado de PT. Está dispuesta a vender su 10% a la propia PT o al tercero que la operadora portuguesa considere adecuado. Lo hará de inmediato o de forma progresiva en los próximos tres años, a elección de PT.

La oferta por Vivo se acerca a toda la capitalización bursátil de PT (vale 7.600 millones) y permitiría al grupo luso eliminar su voluminosa deuda (5.659 millones) de un plumazo.

La operadora española y su rival lusa se reparten el 50% de Brasilcel, sociedad que, a su vez, controla el 60% de Vivo. La relación paritaria incomoda a las dos partes desde hace tiempo, pero la compañía española se ha adelantado en la ofensiva.

Hace un mes ya presentó su oferta pero fue rechazada por hostil e insuficiente.