Público
Público

Telefónica compra Vivo a Portugal Telecom por 7.500 millones de euros

Se ha hecho con el 50% de Brasilcel, la principal compañía de telefonía móvil de Brasil, que controla la entidad portuguesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Telefónica ha llegado a un acuerdo durante la madrugada de este martes para comprar por 7.500 millones de euros a Portugal Telecom (PT) el 50% de Brasilcel, la sociedad que controla Vivo, que es la principal compañía de telefonía móvil de Brasil.

Por su parte, PT comprará por 3.750 millones el 23% de la operadora brasileña de telefonía fija Oi, según informa el rotativo portugués 'Económico' en su página web.

Según este diario, el acuerdo de compra de acciones entre Telefónica y PT podría formalizarse a finales de esta semana.

PT comprará el 23% de la operadora brasileña Oi por 3.750 millones

Este acuerdo, que se ha estado fraguando durante meses, ha contado con el visto bueno del Gobierno portugués, que anteriormente había bloqueado la operación argumentando que PT podría perder parte de su dimensión internacional.

Telefónica ya ha confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores el acuerdo con PT. En un hecho relevante, la operadora española informa de que los consejos de administración de Portugal Telecom y de Telefónica se reunirán hoy para evaluar el acuerdo.

La Bolsa de Lisboa ha decidido suspender la cotización de los títulos de Portugal Telecom tras conocerse el acuerdo con Telefónica.

La operación cuenta con el beneplácito del Gobierno portugués del primer ministro José Sócrates, que ve cumplida su exigencia de retirar la 'acción de oro' (declarada ilegal por la UE), con la que se impidió la venta de Vivo a Telefónica a finales de junio.

La operación cuenta con el beneplácito del Gobierno de Portugal

Oi es la cuarta operadora móvil del país suramericano con una cuota de mercado del 20% frente a algo más del 30% que tiene Vivo, líder en ese segmento.

Las negociaciones sobre Vivo se interrumpieron cuando PT pidió sin éxito el pasado 16 de julio a Telefónica una prórroga en la propuesta de 7.150 millones de euros para hacerse con el control de la compañía brasileña de móviles, que expiró ese día sin superar el bloqueo a la operación por parte del Gobierno portugués.

Además, tres días después Telefónica anunció su intención de iniciar la disolución de Brasilcel, la compañía con la que la empresa española y PT detentan, a medias, el 60% de Vivo.

La última oferta de Telefónica para hacerse con Vivo fue anunciada el 29 de junio y era la tercera que hacía tras su primera propuesta del pasado 6 de mayo por 5.700 millones de euros (7.421 millones de dólares), que después aumentó el 1 de junio a 6.500 millones de euros (8.462 millones de dólares).