Publicado: 12.11.2014 10:39 |Actualizado: 12.11.2014 10:39

Telefónica frena la caída ingresos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El esfuerzo comercial realizado por Telefónica para ganar clientes de alto valor añadido continuó penalizando las cuentas de la operadora hasta septiembre, que mostraron descensos en todas sus líneas, aunque la desaceleración en la caída apunta a una recuperación en el futuro próximo. Con el principal borrón de una deuda elevada por sus recientes adquisiciones, que podría obligar al grupo a movimientos adicionales si quiere alcanzar su meta de 43.000 millones de euros a final de año, los resultados se situaron por encima de lo esperado por los analistas.

Las cuentas se beneficiaron en el tercer trimestre de un efecto divisa menos negativo que en el primer semestre gracias al buen comportamiento relativo del real brasileño. Los resultados mostraron un descenso del 12,6% en su OIBDA (resultado bruto de explotación), que alcanzó los 12.325 millones de euros, algo mejor que lo esperado por los analistas. Por su parte,los ingresos bajaron un 10,9% a 37.978 millones de euros, con un beneficio de 2.849 millones de euros, un 9,4% inferior, frente a los 37.929 millones y 2.837 millones de euros previstos por analistas.

Telefónica reiteró los objetivos anunciados en febrero respecto al dividendo, al crecimiento de ingresos en términos orgánicos, excluyendo Venezuela, y a obtener una ligera erosión (cerca de un punto porcentual) del margen OIBDA. Hasta septiembre, el margen OIBDA sobre ventas se situó en el 32,8%, 0,6 puntos menos que hace un año, al compensar Brasil e Hispanoamérica los fuertes descensos en España y Alemania por el esfuerzo comercial.

El mercado brasileño es uno de los más atractivos para Telefónica y, tras adquirir el operador de red fija GVT, podría redoblar su esfuerzo allí si finalmente participa en una oferta por TIM Participaçoes, filial de Telecom Italia . Otro de los mercados en consolidación es México, que ha mostrado un crecimiento del 47 por ciento en su Oibda interanual en el trimestre, lo que podría hacer más atractiva aumentar la inversión allí, aunque las posibilidades inorgánicas se han limitado en la última semana con la adquisición de Iusacell por parte del gigante estadounidense AT&T.

La única partida que se situó fuera de la cifras pronosticadas fue la deuda, que Telefónica espera situar en 43.000 millones para final de año. Sumando las operaciones cerradas después de septiembre alcanzaría los 44.879 millones de euros. Este importe incluye varias operaciones como la compra de la alemana E-Plus y movimientos más recientes como la venta de la mitad de su participación en la china Unicom o la participación remanente del 4,9 por ciento en O2 Czech Republic. La compañía espera encauzar estas cifras antes del final del ejercicio gracias al esperado aumento de su flujo de caja libre en el cuarto trimestre.

A 30 de septiembre, la deuda financiera neta del grupo ascendía a 41.200 millones, gracias, también a la emisión de instrumentos de capital (3.853 millones) y la generación de caja libre antes de pago de espectro (3.018 millones). "El incremento de nuestra flexibilidad financiera continúa siendo elemento central de nuestra estrategia", afirma en un comunicado el presidente del grupo Telefónica, César Alierta.

El grupo podría vender activos o emitir bonos híbridos, que computan como capital, para reducir su endeudamiento. "Estoy de acuerdo contigo que para conseguir los 43.000 millones de euros necesitaremos además del flujo de caja libre, teniendo en cuenta que en el cuarto trimestre tenemos las subastas de espectro, el componente en caja del dividendo (...) necesitaremos cumplir con algunas opciones inorgánicas, como manejo del portfolio o medidas financieras como la emisión de hibridos", dijo el director financiero, Ángel Vila.

El grupo ha redoblado su esfuerzo inversor en el mercado español y en el tercer trimestre su Capex se situó en 484 millones, un 71,3% más, empezando a recoger los frutos de una nueva estrategia para retener clientes de valor añadido. El grupo ha incrementado un 30% sus clientes de fibra respecto al trimestre anterior y ganó 95.000 accesos de fibra a muy alta velocidad, un rango de consumidor especialmente atractivo para las empresas de telecomunicaciones. Hasta septiembre, el grupo ha alcanzado ya 8,8 millones de hogares a los que puede proveer con fibra óptica, en línea con su objetivo de cerrar el año con 10 millones de hogares. Telefónica también ha mejorado otra de sus líneas estratégicas, la televisión de pago, que alcanza 1,6 millones de clientes tras ganar 370.000 en los últimos tres meses.

Esta "explosión del consumo" de datos, subraya Alierta, requiere "fuertes inversiones" para la construcción de infraestructuras con mayor capacidad e incrementa "la diferenciación en la calidad de los servicios prestados para aquellos operadores con suficiente escala para afrontar el esfuerzo inversor".

En el mercado doméstico, Telefónica España logró unos ingresos de 8.985 millones de euros entre enero y septiembre, lo que representa un descenso del 8% respecto al mismo periodo de 2013. El resultado bruto de operación (OIBDA) retrocedió el 13 % y se situó en 4.121 millones de euros, "impactado por el mayor esfuerzo comercial realizado para capturar la oportunidad de crecimiento y valor que ofrece el mercado".

En los nueve primeros meses del año, Telefónica España invirtió 1.186 millones de euros, lo que implica un repunte interanual del 30,5 %, reflejo del mayor ritmo de concesión de clientes de fibra y televisión y del rápido desligue de la red de fibra y LTE. Según la misma fuente, los resultados muestran una progresiva estabilización de la evolución de los ingresos en el tercer trimestre y una mejora secuencial de la rentabilidad, apoyada en el el impacto positivo de la mayor actividad comercial iniciada el trimestre anterior y la menor rotación de la base de clientes.

En Reino Unido, la compañía facturó 5.149 millones y generó un oibda de 1.287 millones, cifras superiores en el 4 y el 7,7 %, respectivamente, a las de un año antes. Telefónica Alemania, primer operador de telefonía móvil del mercado germano tras la fusión con E-Plus, perdió hasta septiembre 79 millones de euros, frente al millón de euros que perdió un año antes. En Alemania, la facturación se redujo el 4,6 %, hasta 3.503 millones de euros, y el resultado bruto operativo descendió el 16,1 % (770 millones).