Público
Público

Telefónica ingresa casi 1.000 millones con la venta de un 2% de sus acciones

La operadora coloca su autocartera entre inversores profesionales y cualificados, dentro de sus planes para reducir su endeudamiento por debajo de los 47.000 millones de euros al cierre de 2013.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Telefónica ha colocado entre inversores profesionales y cualificados la totalidad de sus acciones que mantenía en autocartera, representativas del 1,979 % de su capital, por un total de 975 millones de euros, una operación que le reportará un incremento de patrimonio de 31 millones. No obstante, la venta no tendrá ningún efecto sobre la cuenta de resultados de Telefónica, según explica la operadora de telecomunicaciones en un comunicado remitido este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, Telefónica ha vendido mediante una colocación 'acelerada' un total de 90.067.896 acciones a un precio medio de 1,8 euros, lo que supone un descuento de casi el 4 % respecto al lunes, cuando los títulos de Telefónica cerraron a 11,24 euros. La operación se enmarca dentro de los planes de Telefónica para reducir su endeudamiento, que pasan por situar la deuda neta del grupo por debajo de los 47.000 millones de euros al cierre de 2013. Según los datos comunicados por el grupo, la deuda de Telefónica a cierre de 2012 ascendía a unos 51.250 millones de euros.

El desapalancamiento se ha convertido en una obsesión para las grandes cotizadas españolas para evitar eventuales bajadas de rating de las agencias de calificación de crédito que complicarían el acceso a los mercados de capitales y encarecerían los costes de financiación. El grupo presidido por César Alierta se suma así a otras empresas españolas como Repsol, Sacyr, Sabadell, Bankinter o Amadeus, o a la operadora danesa de telecomunicaciones TDC, que han recurrido a la colocación acelerada de acciones en el último ejercicio. La compañía más endeudada de España se sometió a una dieta de adelgazamiento el año pasado y aplicó un duro ajuste a su política de dividendos para enfrentar la crisis en España y ganar margen de maniobra en la reducción de deuda sin tener que malvender activos.

Telefónica se ha comprometido a no disponer, en un plazo de 90 días, de sus acciones sin contar con el consentimiento previo de la entidad colocadora, Goldman Sachs, salvo en caso de colocaciones privadas a inversores institucionales o de transmisión de títulos para remunerar a empleados.

Las acciones de Telefónica, que el lunes cedieron un 1,71 %, fueron suspendidas de cotización antes de la apertura de la sesión y volvieron a cotizar pasadas las 10.00 horas. A su vuelta al parqué, y tras unos minutos de negociación, los títulos de la operadora de telecomunicaciones se cambiaban a 10,75 euros, lo que supone un retroceso del 4,36 % respecto al cierre del lunes. Al cierre, terminaron con una caída del 4,98%, hasta los 10,680 euros. A pesar de la caída de este martes, las acciones de Telefónica se han revalorizado casi un 5% en lo que va de año.

En línea con el objetivo de mejorar su perfil financiero y acelerar su proceso de desapalancamiento, Telefónica anunció el pasado viernes la permuta de bonos por 605 millones de euros con fecha de emisión a 2021 así como la compra de 204 millones de libras (239 millones de euros) a los tenedores de bonos de una emisión realizada en libras. Del mismo, en lo que va de año, Telefónica ha anunciado dos emisiones de deuda.