Público
Público

«Telefónica no puede crecer más en México por Slim»

Denuncia el presidente de la patronal de telecomunicaciones por cable de México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carlos Slim, el tercer hombre más rico del mundo según la revista Forbes, es natural de México, un país con 43 millones de pobres. Distribución, telecomunicaciones, banca, petróleo... Las empresas que controla aportan el 8% del producto interior bruto de su país y suponen el 50% de la bolsa. Competir con Slim en México, donde la española Telefónica ofrece móvil e intenta hacerse un hueco en el fijo, “no es una lucha de empresas con empresas”, según Alejandro Puente, presidente de Canitec (patronal mexicana de las telecomunicaciones por cable).

“Telefónica no puede crecer más en México por las barreras levantadas por Telmex”, el antiguo monopolio de telefonía fija propiedad de Slim desde 1990. Hay “una buena ley de competencia pero un mal regulador, que no ha resuelto a tiempo la posición de dominio de las empresas de Slim”.

Puente pone como ejemplo que, aunque su licencia prohíbe la venta cruzada, Slim “ofrece créditos de su banco Inbursa a quien permanezca dos años con sus operadoras” o “financia ordenadores a sus clientes” y nadie lo impide.

Canitec pidió al IFAI (Instituto Federal al que se pueden pedir expedientes no resueltos) información de 1994 de Telmex y les dijeron “que los expedientes habían desaparecido”. La información solicitada se refiere a cuando “autorizaron a Telmex a hacer un doble cobro a sus clientes (al que realizaba la llamada y al que la recibía) para cubrir un desequilibrio del coste del servicio. Eso se convirtió en 100.000 millones de pesos para Telmex(5.200 millones de euros al cambio actual)”. Según Canitec, Slim prolongó más de lo debido esa autorización y por eso piden que devuelva el dinero.

El ritmo de la regulación también parece ir en favor del magnate. Telefónica está pendiente de que se ponga fin a la norma que impide a una firma extranjera controlar más del 49% de una mexicana. “Se permite en el móvil, que es el mercado más grande, y no en el fijo”, dice Puente. La ley iba a modificarse en 2008 pero sigue parada.

Estos retrasos están en línea con los que sufrió Canitec para dar Internet (lo pidieron en 2000 y lo lograron en 2003). Slim “retrasa años” el cumplimiento de resoluciones que ya son firmes, como ha ocurrido con la obligación de interconectar su red con sus competidores.

La situación “hace que México siga entre los cinco países más caros del mundo en acceso a Internet según la OCDE”. Ahora, Slim pide que le permitan dar televisión de pago. “Si lo consigue, tendremos otro monopolio”, dice Puente.