Publicado: 13.12.2013 20:59 |Actualizado: 13.12.2013 20:59

Telefónica prepara acciones legales en Brasil

La multinacional española anuncia que renuncia de forma inmediata a sus puestos de consejeros de Telecom Italia para evitar conflictos de interés con sus la operadora carioca Vivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Telefónica dijo el viernes que estudia emprender acciones legales contra el supervisor brasileño por las medidas impuestas por su presencia directa e indirecta en los dos operadores celulares brasileños Vivo y TIM Brasil, al considerarlas "no razonables".

La semana pasada, como consecuencia de una mayor participación de la operadora española en Telecom Italia , el CADE, el supervisor brasileño, pidió a Telefónica salir del capital de TIM Participações SA (filial brasileña de Telecom Italia ) o buscar un nuevo socio para su filial Vivo. Además, el CADE impuso a Telefónica una multa de 15 millones de reales (unos 4,7 millones de euros) por la compra de acciones sin voto en Telecom Italia a través del vehículo inversor Telco, exigiendo la venta de estas acciones adquiridas en septiembre.

Para subrayar su compromiso de mantenerse al margen de los negocios de Telecom Italia en Brasil, Telefónica dijo el viernes que su presidente, César Alierta, y el vicepresidente del consejo del grupo español, Julio Linares, han renunciado de forma inmediata a sus puestos de consejeros de Telecom Italia. Telefónica señaló que también ha decidido no ejercitar por el momento el derecho a designar o proponer dos consejeros de Telecom Italia. "Dan una fuerte señal al mercado de que tienen en cuenta las críticas por este posible conflicto de interés", dijo una fuente cercana a Telco.

El supervisor brasileño ha mirado con recelo el aumento de la participación de Telefónica en Telco, el principal accionista de Telecom Italia porque podrá aumentar la influencia del grupo español en TIM. Vivo y TIM controlan conjuntamente cerca del 56 por ciento del mercado de la telefonía móvil en Brasil.

Consciente de las posibles reticencias de las autoridades de competencias brasileñas ante la alianza hispanoitaliana, Telefónica intentó desde el principio distanciarse de los negocios de su socio italiano en Brasil. Por este motivo, Alierta y Linares se ausentaban de forma regular de las reuniones de los consejos de Telecom Italia cuando este gremio trataba actividades en Brasil.

Para vencer la resistencia del supervisor brasileño, algunos analistas ven probable que Telecom Italia acabe por vender o desmembrar su filial brasileña, lo que no solo serviría a los intereses de Telefónica en Brasil sino que también ayudaría al grupo italiano a reducir su elevado endeudamiento.