Público
Público

Telefónica quiere ligar el salario sólo a resultados

Ofrece a los sindicatos una subida máxima del 3% desligada del IPC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Telefónica ha planteado un recorte de 6.500 puestos de trabajo de su plantilla en España en un plazo de tres años. La negociación del correspondiente expediente de regulación de empleo (ERE) se ha ligado a la del nuevo convenio colectivo en Telefónica de España, ya que el anterior venció sin acuerdo entre las partes a finales de 2010. Parece claro quién está a uno y otro lado de la mesa: sindicatos y empresa. Pero Telefónica ha hecho dos promesas fuera de esa mesa que, de momento, suponen para los sindicatos dos líneas rojas que dificultan el acuerdo.

Por un lado, la multinacional española se ha comprometido ante sus inversores a desligar los salarios en España de la evolución del coste de la vida (IPC), en la misma línea que la corriente liderada en Europa por la canciller alemana, Ángela Merkel, que defiende vincularlos a la productividad. Ayer, los sindicatos conocieron los detalles de la primera propuesta de Telefónica para que la subida salarial se vincule a los resultados de la compañía.

La empresa estaría dispuesta a elevar los porcentajes si aceptan el modelo

La empresa ofrece una subida anual del salario base del 0,5% consolidable y otro 0,5% si se logran o se está cerca (entre el 97% y el 100%) de los objetivos de beneficio bruto (oibda, según sus siglas en inglés). A partir de ahí, sería posible aumentar el salario base otro 2% según se superen los citados objetivos, fijados por la empresa.

Este cambio significaría, de aceptarse, que la máxima subida salarial en Telefónica de España sería del 3%, cuando la inflación interanual cerró en mayo en el 3,5%. Sin embargo, fuentes cercanas a Telefónica reconocen que este es un punto de partida para negociar, que el mínimo consolidable acordado puede ser finalmente superior siempre que se acepte el cambio de modelo.

UGT y CCOO se niegan de momento a la pérdida de poder adquisitivo

Además, recuerdan que en los últimos cinco años siempre se han superado los objetivos de beneficio bruto. Hasta ahora, el convenio que afecta al 85% de la plantilla de Telefónica en España, ligaba los salarios al coste de la vida y añadía 375 euros lineales (iguales para cualquier rango salarial) por productividad más una cuantía no consolidable si se superaban los objetivos. Esto, según Telefónica, le cuesta 15 millones de euros al año por cada punto porcentual que sube el IPC.

Los sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT) le han transmitido a la empresa que se debe buscar una fórmula en el convenio que garantice el poder adquisitivo, pero eso tiene un nombre: IPC.

La otra promesa hecha por Telefónica que afecta a las negociaciones ha sido la de afrontar el coste que para las arcas públicas tendrían las prestaciones por desempleo de los trabajadores que se verán afectados por el ERE. Para afrontar este coste, la compañía ha ofrecido el 66% del salario base a quien se acoja al expediente, frente al 70% que ofreció en ajustes previos. Los sindicatos también se oponen a este punto.