Público
Público

La televisión pública italiana censura imágenes de una boda gay

La RAI1 argumenta que no emitió la escena de una serie alemana por evitar polémicas y por falta de espacio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Un convento católico. Decoración ornamental. Unas monjas al fondo con sonrisas de satisfacción. Los invitados sentados en los bancos a la espera del momento. En el altar un alcalde a punto de oficiar la ceremonia de matrimonio entre dos hombres. Todo ello ficción. Pero para la televisión pública italiana una escena demasiado polémica. Por eso, el pasado martes la RAI1 decidió sacar la tijera de la censura y recortó esa escena de un capítulo de una serie alemana que emite con regularidad.

El director del canal televisivo responsable de la censura, Mauro Mazza, arguye que la decisión de no proyectar estas imágenes se adoptó, en primer lugar, para evitar una polémica en Italia y, en segundo, por problemas de espacio en la parrilla televisiva de RAI1.

'Queríamos evitar una polémica. Necesitábamos acortar el episodio por problemas de espacio editorial, así que era necesario modificar el capítulo y decidimos quitar esa escena', insistió Mazza, en declaraciones recogidas por el diario La Reppublica.

Las imágenes originales de la serie Un ciclón en el convento, que desde hoy pueden verse en la web de varios diarios italianos y portales de vídeo como Youtube, mostraba cómo una pareja homosexual celebraba su boda en una iglesia católica, con la presencia del alcalde de la ciudad y una monja.

La propia productora de la serie, que cosechó un gran éxito en Alemania, se ha mostrado en total desacuerdo con la decisión adoptada por la RAI. 'Es una elección exagerada, quizá es que no han visto bien el capítulo. Cuando trabajamos en ese episodio lo hicimos sin caer en ningún tópico y la crítica alemana, además del público, lo entendió', precisaron algunas fuentes de la productora NDF.

De hecho, en la televisión alemana Das Erste, este capítulo consiguió un 20,3% de la cuota de pantalla el pasado mes de abril, con un total de 6.600.000 espectadores.

Políticos italianos, como la diputada del opositor Partido Demócrata (PD) Paola Concia, también se han mostrado disgustados con la censura de RAI1, hasta el punto de que Concia ha presentado una petición urgente a través de la Comisión de Vigilancia para que la cadena pública italiana vuelva a emitir, esta vez al completo, el episodio titulado 'Romeo y Romeo'.

Más lejos ha ido el portavoz de la asociación Gay Center, Fabrizio Marrazzo, y ha pedido la dimisión de Mazza en una declaración en la que aseguró: 'Encuentre el modo de reponer el capítulo y convoque un debate, o presente su dimisión'.

No es la primera vez que la televisión italiana se muestra reacia a emitir programas, series y películas, en las que se aborda el tema de las relaciones homosexuales.

En 2008, el segundo canal de la televisión pública, RAI2, ya había recibido críticas por censurar escenas de sexo homosexual entre los dos protagonistas de la película galardonada con tres premios Óscar Brokeback Mountain, del director taiwanés Ang Lee.

Un año después, otro programa de RAI2 decidió cancelar la entrevista concertada con la escritora francesa Valérie Tasso, autora del libro Diario de una ninfómana.

La participación de Tasso, junto a la actriz española protagonista de la adaptación cinematográfica del libro, Belén Fabra, fue anulada por el entonces director de RAI2, Antonio Marano, al considerar que durante la entrevista se tratarían temas de contenido sexual no aptos para un transmisión a la hora de proyección del programa.